Home

blao

IMG_3538s

Ruta de los castaños: De Parauta a Cartajima

IMG_3627s

Con la llegada del otoño, el Valle del Genal ofrece un espectáculo de colorido indescriptible, formado por el verdor producido por las primeras lluvias en el monte y la caída de las hojas de los castaños, que  nos regalan un mosaico de tonalidades deslumbrantes, para el disfrute del amante de la naturaleza.

IMG_3577s

El sendero es fácil y cómodo, se realiza casi en su totalidad por carriles y sendas bien marcados. Se inicia en Parauta en la Plaza de Salvador Márquez en dirección al río desde la Fuentezuela situada en la umbría del arroyo, visible desde el punto de partida.

IMG_3655

El primer tramo de la ruta discurre por un frondoso bosque de castaños. El camino sigue con un cómodo descenso hasta las cercanía del arroyo de nacimiento, donde contemplaremos terrazas de nogales, alcornoques , madroños, quejigos y zumaqueros. Después nos encontramos con un molino harinero en buen estado de conservación, el Molino del Real.

IMG_3477

A escasos metros llegamos a un sotobosque  de galería con chopos, alisos, álamos y el Arroyo del Riachuelo, tributario del río Genal, que debemos cruzar. A partir de aquí comenzamos el ascenso a Cartajima. Nos adentramos de nuevo en el castañar, contemplando una gran depresión, con la cancha de  Almola y los Riscos de Cartajima, un torcal poco conocido con caprichosas formaciones pétreas.

IMG_3560

Proseguimos ahora en subida entre los omnipresentes castaños que dejan hueco a los alcornoques y ya casi llegando a Cartajima nos veremos gratamente sorprendido por un frondoso castaño conocido como Castaño Arenas con más de 400 años, catalogado en el inventario del patrimonio etnográfico del Valle del Genal.

IMG_3523

FOTOGRAFÍAS

Pepe Valdés

Anuncios

El Valle del Genal

18/11/2009

Panorámica del Valle del Genal

Os proponemos un recorrido por el Valle del Genal, acompañando al grupo de senderismo “El Manganillo”,  que coincide con nuestro primer aniversario en la red, que comenzaba precísamente con un artículo similar a este hace ahora un año. Para la visita hemos escogido el municipio de Igualeja, tomando como base el nacimiento del río Genal, atravesando el castañar campo a través en unas dos horas de ida y otras dos de vuelta. El recorrido no es muy exigente aunque si algunas veces se torna bastante duro debido a la cantidad de desniveles que hay que sortear.

Panorámica de Igualeja

La población de Igualeja se encuentra encajonada entre la serranía de Ronda y Sierra Bermeja, enmedio de un terreno abrupto, rodeado de unos bellos paisajes como podéis observar en estas imágenes. Surcan sus tierras el río Genal y su afluente el Seco, que forman grandes barrancos en los que abundan pinos y especialmente castaños, que constituyen su principal fuente de riqueza. Sus castañas, especialmente la variedad pilonga son conocidas en el mundo entero, por ser la más sabrosa.

Un rincón de Igualeja

Como los demás pueblos de la Serranía de Ronda, encaramados en las faldas de los montes, sus calles tienen que salvar grandes desniveles, y sus casas encaladas han sido construídas adaptándose al terreno que las acoge. La fisonomía del casco urbano es muy similar en los dos únicos barrios que forman el pueblo. A ambos lados de las calles estrechas y empinadas se levantan casas de piedra, encaladas, formando una trama típica de trazado laberíntico, heredada de su pasado morisco, apenas alterado en la actualidad.

La principal fuente de riqueza es la forestal y la cosecha anual de castañas, como ya decíamos anteriormente. En cuanto a la artesanía, cabe destacar la elaboración de objetos de pleita de esparto,  cuero y marroquinería. La gastronomía se nutre de numerosos platos entre los que podrá degustar la elaboración artesanal del salmorejo, así como las gachas. También son muy típicas las migas y el gazpacho.

Nacimiento del río Genal

Comenzamos el recorrido propiamente dicho, visitando el nacimiento del río antes de abandonar el pueblo, un paraje verdaderamente espectacular, que solamente por contemplarlo vale la pena acercarse a este pueblo de la serranía. Está bastante bien acondicionado con un gran jardín en el perímetro exterior formando un pequeño parque para esparcimiento de la población.

Una vez bajado el pueblo en dirección hacia la iglesia, atravesando un estrecho callejón y una empinada cuesta, nos adentramos ya en el castañal campo a través, por un sendero estrecho pero que se vislumbra claramente, máxime en este tiempo en el que el trasiego de los agricultores recolectando las castañas lo tienen más despejado de matorral.

A medida que ascendemos la sierra el castañar comienza a ser más frondoso y el hermoso verde otoñal contrasta con el macizo de granito y caliza que se alza imponente ante nosotros. Podemos observar  en algunas zonas muy claramente la descomposición de la piedra en el karts.

bosque de castaños

Junto al bosque de castaños que es el que coloniza las tierras mejor situadas vemos también alcornoques, encinas, quejigos, pinos y hermosos nogales, mezclados con olivos en las lomas y frutales en las riberas de los ríos.

También observamos multitud de cuevas prehistóricas en nuestro recorrido que testimonian la presencia humana por estas tierras desde siempre.

La Serranía es un mundo aparte más allá de la leyenda que ronda en cada pueblo, en cada valle y en cada sierra. La Serranía es paisaje que guarda celosamente su riqueza, y es también historia viva de gentes que hacen de la silvicultura, agricultura, ganadería y comercio,  el milagro cotidiano de supervivencia.

Fotografías Pepe Valdés

El Manganillo en el Valle del Genal

https://axarquiaviva.wordpress.com

e-mail: axarquiaviva@hotmail.es