Home

blao

IMG_3538s

Ruta de los castaños: De Parauta a Cartajima

IMG_3627s

Con la llegada del otoño, el Valle del Genal ofrece un espectáculo de colorido indescriptible, formado por el verdor producido por las primeras lluvias en el monte y la caída de las hojas de los castaños, que  nos regalan un mosaico de tonalidades deslumbrantes, para el disfrute del amante de la naturaleza.

IMG_3577s

El sendero es fácil y cómodo, se realiza casi en su totalidad por carriles y sendas bien marcados. Se inicia en Parauta en la Plaza de Salvador Márquez en dirección al río desde la Fuentezuela situada en la umbría del arroyo, visible desde el punto de partida.

IMG_3655

El primer tramo de la ruta discurre por un frondoso bosque de castaños. El camino sigue con un cómodo descenso hasta las cercanía del arroyo de nacimiento, donde contemplaremos terrazas de nogales, alcornoques , madroños, quejigos y zumaqueros. Después nos encontramos con un molino harinero en buen estado de conservación, el Molino del Real.

IMG_3477

A escasos metros llegamos a un sotobosque  de galería con chopos, alisos, álamos y el Arroyo del Riachuelo, tributario del río Genal, que debemos cruzar. A partir de aquí comenzamos el ascenso a Cartajima. Nos adentramos de nuevo en el castañar, contemplando una gran depresión, con la cancha de  Almola y los Riscos de Cartajima, un torcal poco conocido con caprichosas formaciones pétreas.

IMG_3560

Proseguimos ahora en subida entre los omnipresentes castaños que dejan hueco a los alcornoques y ya casi llegando a Cartajima nos veremos gratamente sorprendido por un frondoso castaño conocido como Castaño Arenas con más de 400 años, catalogado en el inventario del patrimonio etnográfico del Valle del Genal.

IMG_3523

FOTOGRAFÍAS

Pepe Valdés

Comares es un pueblo pintoresco, que desde la antigüedad ha fascinado a propios y extraños, debido en gran parte a lo escarpado y abrupto del terreno donde se asienta la población. El lugar está lleno de barrancos, caseríos y cortijos diseminados alrededor del monte.

El origen de su nombre se encuentra en el vocablo árabe Qumaris o Hins Comarix, que significa castillo en la altura. En esta instantánea podeis observar los restos de uno de los torreones de la fortaleza árabe, construida a su vez sobre otra romana.

Las crónicas relatan que en el castillo de Comares cabían unas 15.000 almas, y estaba concebido como una fortaleza cuadrada, sostén y residencia de la familia Axquilula, quienes unidos a sus familiares de Málaga y Guadix tuvieron en jaque durante mucho tiempo al poderío de los nazaritas.

Algunos rincones de Comares están impregnados de una serena belleza, y en ellos todavía podemos encontrar ese intimismo de las contrucciones moriscas de antaño.

Procesión en honor a San Hilario de Poitiers celebrada el pasado 16 de Enero del 2011, con la imágen del santo recorriendo las estrechas calles del pueblo.

Dos son las leyendas o historias que relatan el patronazgo del obispo y confesor galo San Hilario de Poitiers (315-368) por los comareños. La primera narra la sublevación de un grupo de mozárabes en  enero de 1442 por la explotación a que estaban sometidos bajo las leyes musulmanas. Dado que los hechos coincidieron con la festividad de San Hilario, se le concedió el título de patrono en memoria de aquellos cristianos comareños que en su nombre salieron a la lucha por la defensa de sus derechos.

La otra versión cuenta que en los tiempos en que el pueblo temía la llegada de una epidemia de peste que ya estaba afectando a los pueblos colindantes, se pidió ayuda y protección al santo, y al responder éste, impidiendo la entrada de la enfermedada, el pueblo, agradecido, le otorgó el título de protector y patrono.

Otra de las particularidades de la procesión, es que en su recorrido, el patrón va acompañado por las pandas de verdiales, que tocan en su honor.

Momento del encierro en la Iglesia de Nts Sra de la Encarnación, uno de los instantes más emotivos cuando los devotos le arrojan flores y la panda de verdiales le canta al Santo.

San Hilario de Poitiers lució un precioso adorno floral durante la procesión, como podéis observar en este detalle de la ornamentación del trono.

Altar mayor de la Iglesia de Ntra Sra de la Encarnación, construida sobre la antigua mezquita y reconstruida tras su derrumbre en 1539.

Cuenta la leyenda que la creación de la capilla del Rosario (hoy del Sagrario), se debe a un marinero que, a punto de naufragar frente a las costas de Torre del Mar, prometió, si se salvaba, levantar una capilla en la primera iglesia que vieran sus ojos, siendo la de Comares la primera que vio a pesar de su lejanía.

La Iglesia conserva una de las muestras del barroco en la Comarca de la Axarquía, debido a las obras de restauración acometidas al principios del siglo XVII, donde se construye la capilla del Santísimo, con planta octogonal y pilastras y bóvedas semiesféricas de nervios, muy decorada con yeserías de motivos vegetales, espejos y veneras.

También es de reseñar el impresionante artesonado mudéjar de la cubierta, obra del carpintero veleño Pedro Diaz, siendo la armadura cuadrada más grande de la Diócesis de Málaga.

Os dejo algunos videos de las pandas, en sus luchas de fiesta por las calles de Comares.

Fotografías Pepe Valdés

Axarquiaviva 2011

axarquiaviva@hotmail.es

Nos acercamos hoy a Salares, con la excusa de la celebración del X Festival Arábico Andalusí, celebrado el pasado mes de Septiembre, en este bellísimo pueblo de la Comarca malagueña de la Axarquía.

Los romanos la llamaron Salaria Bastitanorum, de donde se deriva su actual nombre. Se cree que pudo ser asentamiento de fenicios, griegos y cartagineses, aunque los restos arqueológicos de mayor importancia, hallados en su término, sean de la presencia romana. Pasó después a manos visigodas hasta la invasión musulmana, y posteriormente, en 1487, a manos cristianas, entregándose a los Reyes Católicos al mismo tiempo que las poblaciones vecinas de la Axarquía.

La población se extiende al sur de la Sierra Almijara, a 579 m sobre el nivel del mar. En la parte central un barranco flanquean los Cerros de Cuascuadra, Guzman y Peñas Blancas. Riegan el temino municipal el rio de Salares y el arroyo Tazones que favorecen el cultivo de frutales, citricos, leguminosas y viñedos. Casi toda la cosecha de las viñas se dedica a producción vinícola. Se recolecta una variedad de uva negra, la famosa rome, de racimos apretados que  en estas tierras da un vino excelente, con  un sabor muy peculiar y distinto a los demás.

Sobre el nucleo urbano destaca la torre alminar de la iglesia de Santa Ana, de estilo mudéjar y planta cuadrada. Data de los siglos XIII y XIV. La Iglesia actual se ubica sobre los restos de una mezquita a cuyo alminar se le agregó un cuerpo de campanas. Está levantado en fábrica de ladrillo rojo, con dos cuerpos y cuatro vanos rehundidos, con magníficos paños de sebka. La torre alminar fue declarada monumento histórico artistico nacional en 1979 y es una de las obras más bellas del arte almohade en la península.

A escasos metros de la iglesia puede verse la Casa Torreón, una joya de la arquitectura popular andalusí, que se conserva en perfecto estado, aunque todo el casco antiguo es un monumento en si mismo. El conjunto forma un conglomerado de calles estrechas y sinuosas, con grandes desniveles que le dan un aspecto de pueblo de  juguete, como si de un belén viviente se tratase, destacando la blancura de sus casas encaladas, como detenidas en el tiempo.

Las paredes de sus calles muestran un grosor de contundencia que abriga de los fríos invernales y aísla de los calores estivales. Las calles parecen derrumbarse hacia la parte baja sin ningún tipo de orden establecido, al capricho del terreno que es quien dibuja su estructura, y que aún conserva entre arcos y adarves, su esencia morisca.

Actuación del grupo de danza oriental Duendes de Oriente por las calles de Salares en el X Festival Arábe Andalusí 2010.

Fotografías Pepe Valdés

axarquiaviva@hotmail.es


 

La Alpujarra es una comarca histórica andaluza situada entre las provincias de Granada y la provincia de Almería, en las faldas de la ladera sur de Sierra Nevada, la conforman una serie de valles y barrancos que descienden desde las cumbres de Sierra Nevada, en el norte, al eje vertebrador de la comarca, que es el gran valle, dispuesto en dirección este-oeste, formado por las cuencas del río Guadalfeo, en la parte granadina, y del río Andarax, en la parte almeriense. Al sur, la Sierra de Lújar, la Sierra de la Contraviesa y la Sierra de Gádor con sus barrancos, que descienden desde estas sierras al Mar Mediterráneo.

Se trata de un espacio de una enorme belleza natural y grandes contrastes. A causa de su clima suave, combinado con una fuente estable de agua para la irrigación de los ríos que descienden de Sierra Nevada, los valles de La Alpujarra disfrutan de un importante grado de fertilidad, si bien a causa de la naturaleza del terreno sólo pueden ser cultivados en pequeñas parcelas, por lo cual la técnicas modernas de agricultura no suelen ser viables. Abundan los árboles frutales, como naranjos, limoneros, caquis, manzanos, higueras, castaños, almendros, y los viñedos. La zona este de La Alpujarra, la almeriense, así como la cara sur de las sierras costeras, son más áridas.

Vamos a centrar nuestra visita en tres de los pueblos más pintorescos, sin merecer a los demás, que son los de Pampaneira y Capileira que junto a Bubión, están situados en una de las zonas más bellas de esta comarca granadina, como es el Barranco de Poqueira, y que pertenecen a La Alpujarra Alta, con sus pueblos colgados en las laderas de Sierra Nevada, siendo la zona más conocida de la Alpujarra, y la más visitada por viajeros y turistas por su fácil asceso.

La arquitectura de Pampaneira conserva, en gran medida, la tipología alpujarreña,  formada por casas construidas en mampostería enfoscada y blanqueada con cal, de una o dos alturas con cubiertas planas de launa y aleros de lajas. Presenta, igualmente, su característico entramado urbano con disposición escalonada de las viviendas, calles estrechas, tortuosas y empinadas como consecuencia de su adaptación a la topografía local. En este sentido, destacan sus tinaos como elementos arquitectónicos típicos de su fisonomía, junto a un interesante paisaje agrario dominado por el aterrazamiento sustentado por balates de piedra, lo que le confiere una singular belleza al núcleo urbano.

La gastronomía es de gran riqueza, y en tiendas y talleres a lo largo del núcleo de población se ofrecen cerámicas, tejidos y todo tipo de elementos propios de la artesanía alpujarreña. Hoy día los ingresos derivados del turismo son, en la práctica, la única actividad sobre la que se sustenta la economía de Pampaneira. La agricultura se encuentra en total abandono, y si se conserva lo es en zonas concretas y de forma muy residual.

El interés paisajístico de Pampaneira y su conservación le ha llevado a conseguir la consideración de Conjunto Histórico-Artístico, y a recibir galardones como el Primer Premio Provincial de Embellecimiento de Pueblos  y por dos veces, el Premio Nacional de Turismo de Embellecimiento y Mejora de los Pueblos Españoles. También al estar incluido en los Parques Natural y Nacional de Sierra Nevada, la zona goza de un nivel de protección singular.

Esta circunstancia afecta tanto a la visión conjunta del núcleo urbano y sus anejos, como también a cada uno de los elementos individuales que lo integran, de forma que cualquier transformación debe recibir el visto bueno de la comisión que vela por el mantenimiento del urbanismo y arquitectura del municipo. Esto ha dado lugar a que Pampaneira, junto al resto de pueblos del Barranco del Poqueira, conserve muy bien la tipología de sus calles, viviendas, tinaos y demás elementos arquitectónicos, lo cual le confiere una ventaja importante en la competencia turística.


La sublime integración de estos elementos impide, salvo excepciones, destacar el atractivo de unos elementos sobre otros, alcanzando  su mayor interés al formar un sencillo pero atractivo conjunto, en donde  calles y barrios  conservan la fisonomía tradicional, contando con la colaboración inestimable de los vecinos que han conseguido conservarla y respetarla a través del tiempo. Fuera del núcleo de población, nos encontramos con algunos molinos y cortijos diseminados, pero muy deteriorados o tan transformados, que le han hecho perder gran parte de su atractivo paisajístico y etnográfico.

Fotografías Pepe Valdés

https://axarquiaviva.wordpress.com

e-mail axarquiaviva@hotmail.es

El Valle del Genal

18/11/2009

Panorámica del Valle del Genal

Os proponemos un recorrido por el Valle del Genal, acompañando al grupo de senderismo “El Manganillo”,  que coincide con nuestro primer aniversario en la red, que comenzaba precísamente con un artículo similar a este hace ahora un año. Para la visita hemos escogido el municipio de Igualeja, tomando como base el nacimiento del río Genal, atravesando el castañar campo a través en unas dos horas de ida y otras dos de vuelta. El recorrido no es muy exigente aunque si algunas veces se torna bastante duro debido a la cantidad de desniveles que hay que sortear.

Panorámica de Igualeja

La población de Igualeja se encuentra encajonada entre la serranía de Ronda y Sierra Bermeja, enmedio de un terreno abrupto, rodeado de unos bellos paisajes como podéis observar en estas imágenes. Surcan sus tierras el río Genal y su afluente el Seco, que forman grandes barrancos en los que abundan pinos y especialmente castaños, que constituyen su principal fuente de riqueza. Sus castañas, especialmente la variedad pilonga son conocidas en el mundo entero, por ser la más sabrosa.

Un rincón de Igualeja

Como los demás pueblos de la Serranía de Ronda, encaramados en las faldas de los montes, sus calles tienen que salvar grandes desniveles, y sus casas encaladas han sido construídas adaptándose al terreno que las acoge. La fisonomía del casco urbano es muy similar en los dos únicos barrios que forman el pueblo. A ambos lados de las calles estrechas y empinadas se levantan casas de piedra, encaladas, formando una trama típica de trazado laberíntico, heredada de su pasado morisco, apenas alterado en la actualidad.

La principal fuente de riqueza es la forestal y la cosecha anual de castañas, como ya decíamos anteriormente. En cuanto a la artesanía, cabe destacar la elaboración de objetos de pleita de esparto,  cuero y marroquinería. La gastronomía se nutre de numerosos platos entre los que podrá degustar la elaboración artesanal del salmorejo, así como las gachas. También son muy típicas las migas y el gazpacho.

Nacimiento del río Genal

Comenzamos el recorrido propiamente dicho, visitando el nacimiento del río antes de abandonar el pueblo, un paraje verdaderamente espectacular, que solamente por contemplarlo vale la pena acercarse a este pueblo de la serranía. Está bastante bien acondicionado con un gran jardín en el perímetro exterior formando un pequeño parque para esparcimiento de la población.

Una vez bajado el pueblo en dirección hacia la iglesia, atravesando un estrecho callejón y una empinada cuesta, nos adentramos ya en el castañal campo a través, por un sendero estrecho pero que se vislumbra claramente, máxime en este tiempo en el que el trasiego de los agricultores recolectando las castañas lo tienen más despejado de matorral.

A medida que ascendemos la sierra el castañar comienza a ser más frondoso y el hermoso verde otoñal contrasta con el macizo de granito y caliza que se alza imponente ante nosotros. Podemos observar  en algunas zonas muy claramente la descomposición de la piedra en el karts.

bosque de castaños

Junto al bosque de castaños que es el que coloniza las tierras mejor situadas vemos también alcornoques, encinas, quejigos, pinos y hermosos nogales, mezclados con olivos en las lomas y frutales en las riberas de los ríos.

También observamos multitud de cuevas prehistóricas en nuestro recorrido que testimonian la presencia humana por estas tierras desde siempre.

La Serranía es un mundo aparte más allá de la leyenda que ronda en cada pueblo, en cada valle y en cada sierra. La Serranía es paisaje que guarda celosamente su riqueza, y es también historia viva de gentes que hacen de la silvicultura, agricultura, ganadería y comercio,  el milagro cotidiano de supervivencia.

Fotografías Pepe Valdés

El Manganillo en el Valle del Genal

https://axarquiaviva.wordpress.com

e-mail: axarquiaviva@hotmail.es

Buda 1

El pasado domingo se celebró en Torre del Mar la V Edición del Maratón de Mountain Bike “El Desafío del Buda” con un éxito total de participación de ciclistas y de público en general. La prueba de este año se presentaba como un merecidísimo homenaje a nuestro paisano Rubén Ruzafa, flamante campeón del XTERRA, y campeón de España de Triatlón Cross.

Buddha 09

Un total de 412 ciclistas, de los cuales 332 culminaron el recorrido completo y un equipo humano formado por más de 100 personas entre socios, amigos y familiares del Club Ciclista Veleño, se encargaron de que todo trancurriera a la perfección, en una jornada entre deportiva y de convivencia, ya que después de la prueba se realizó una macropaella para 600 personas con bebida y postre para todos los participantes en el evento.

Buda 2

La salida, como novedad de este año, tuvo lugar en el paseo marítimo junto al faro, en una mañana gélida de otoño, que anunciaba unas condiciones expléndidas para la práctica del deporte de la bicicleta de montaña, que vino bien a los corredores de cara a la dura prueba que se avecinaba.

Buda 3

La salida estuvo neutralizada en el paseo marítimo de Torre del Mar, tras un pequeño recorrido por su casco urbano, para después seguir por la antigua vía del tren hacia la vega de Vélez.

Buda 4

Aquí vemos a Rubén Ruzafa con el dorsal número 1, atravesando el antiguo puente de la vía del tren, en puestos ya de cabeza de un pelotón que aún se mantenía compacto.

Buda 5

Aquí ya lo vemos destacado cuando el recorrido comienza a exigir, en este caso subiendo la primeros metros de la cuesta del carril de la Atalaya. Una subida infernal que realizó sin prácticamente inmutarse, cuando al resto de los mortales nos costó seguirlo a pie, corriendo tras él para animarlo. Para los que no conozcáis la zona, sólo tenéis que fijaros en el desnivel del camino y el piso de roca y piedra que hay hasta la cumbre.

Buda 6

Sólo una pequeña parte de los corredores pudieron subir encima de la bici, éntre ellos este corredor que a la postre fue el segundo en llegar a la meta, Agustín Campos, que dío un recital de pundonor y coraje en la subida.

Buda 7

Otro corredor que subió impecablemente fue José Manuel Padilla del club ciclista Veleño, tercero en la categoría junior, y que nos dejó esta preciosa instantánea.

Buda 7

En esta otra imágen podemos contemplar el bellísimo recorrido de la prueba, en este caso con el boquete de Zafarraya al fondo.

Buda 10

O esta otra en la que tenemos una panorámica del pantano de la Viñuela con la Sierra Tejeda al fondo.

Buda 11

Fijaros en esta otra imágen la cara de sufrimiento de los que terminaban el carril de la Atalaya subidos en la bici, todo un poema.

Buda 12

Algunos que todavía no habían comenzado la rampa se la prometían felices, no sé si tal vez por desconocimiento de lo que aún estaba por llegar.

Buda 122

Otros sin embargo aún tuvieron fuerzas para posar frente a la cámara como dos buenos amigos y alegres por culminar la primera gesta del recorrido.

Buda 14

Esta otra imagen corresponde al paso ya por la Torre de la Atalaya uno de los puntos emblemáticos del recorrido enfilando la estupa del Karma Guen, en dirección al Cerro Beas.

Buda 15

Al paso de la torre se estableció el control de paso de los corredores y el primer avituallamiento. Después habría que subir a Bentomiz y Daimalos para luego bajar desde allí hasta la meta.

recorrido

Recorrido del Buda 2009

perfil buda 2009

Perfil del Buda 2009

buda0165

Como no podía ser menos el primer corredor en llegar a la meta fue Rubén Ruzafa con un tiempo de 2 h. 46′ 30”, claramente destacado del segundo corredor en finalizar la prueba que fue como ya dijimos anteriormente, Agustín Cantos con 2 h 59′ 15”.

buda 3 general

Tercer clasificado Miguel Angel Florido 3h 05′ 33”

buda437

5º puesto para Zeuixis Romero con 3h9’53”

buda0173

6º Jose Igancio Rubio con 3h11’02”

Rubén Ruzafa

Rubén Ruzafa departiendo amigablemente con los medios. Lo vimos muy contento y relajado, en todo momento tuvo una sonrisa para todos.  Es una persona encantadora.

Cortador de jamón

Hasta un total de cinco jamones cortados durante toda la mañana, y otro que se regaló como trofeo.

buda0157

Llegada de la paella que tuvo que ser en una grúa para poder transportarla desde allí hasta la playa.

buda0411

La gente de la paella también se lo curraron bien, hacer una paella para 600 personas y que sea comestible ya tiene mérito, pero si además está buena ya es todo un lujo.

buda0471

Pero en el fondo se lo pasaron bien, nos reímos con ellos y estuvieron muy animados por un sinfín de curiosos que se fueron acercando durante toda la mañana.

trofeo buda 157-1

DSC02005

buda0225-2

trofeo buda

FOTOGRAFÍAS PEPE VALDÉS Y GUTI

Para ver el resto de fotos con la entrega de trofeos pulsad en el enlace situado más abajo

Lee el resto de esta entrada »

boquete zafarrayaOs presentamos una fiesta tradicional en nuestra Axarquía que es totalmente desconocida para la gran mayoría de los habitantes de nuestra comarca. Casi llegando al Boquete de Zafarraya en el límite con nuestra vecina Granada se encuentra la pequeña población de Espino perteneciente al municipio de Alcaucín.

Espino

El quince de Agosto se celebran las fiestas en honor de su patrona la Virgen Milagrosa y las familias emigradas a otras tierras se reúnen estos días para celebrarlo, aprovechando las vacaciones de verano. Son varios días de fiesta compartida puerta con puerta.

espumaEste año tuvimos fiesta de la espuma por la mañana porque cada año vienen más niños, se lo pasan bomba, no hay coches ni peligro de nada, puedes ir donde quieras, las puertas de las casas están abiertas durante todo el día. Una incesante chiquillería deambula de aquí para allá entre el campo y la plaza. Todo el mundo se conoce.

baño de espuma

Como véis el ambiente que reinaba en la fiesta era bastante agradable y divertido y participaron todos los asistentes, ya fuesen adultos o niños, después de disfrutar de bebida y comida gratis durante toda la mañana. Los mayordomos de los festejos se encargaron que no faltara de nada.

cohete

Como es tradicional, una salva de cochetes anuncia la inminente salida de la procesion de la Virgen desde su Ermita al caer la tarde. Los devotos se arremolinan tras el cortejo alumbrando con velas cumpliendo sus promesas a la patrona.

Procesión de la Virgen Milagrosa

Este es el momento de la salida de la Virgen Milagrosa de Espino, que contó con la presencia del nuevo alcalde de Alcaucín Guillermo y su mujer que no quisieron perderse el momento, también estuvo presente la noche anterior en la inauguración de los festejos.

Procesión de la Milagrosa

Poco después el cortejo procesional llega a la plaza donde esperan el resto de las personas que se unirán a la comitiva y se le reza una salve a la Virgen entre vítores y piropos de la multitud. Es uno de los instantes más emotivos.

Comienza la traca

Mientras el pequeño trono de la Virgen va visitando las aldeas colindantes, los encargados del espectáculo pirotécnico van preparando las ruedas de fuegos artificiales y petardos que encenderan cada vez que la Virgen abandone la casa donde ha parado anteriormente.

La Virgen Milagrosa

Al pasar por cada una de las casas, el cortejo procesional se detiene frente a la puerta y todos los habitantes salen al encuentro para agasajarla con bengalas, mientras rezan y piden por los suyos. Son unos instantes de gran emoción exacerbado por el mágico poder ritual del fuego y la pólvora, en una atmósfera muy intimista creada por el humo y la oscuridad.

recibiendo a la virgen

Este es el momento de la parada frente a una casa mientras se consume lentamente el fuego de las bengalas. La multitud reza sin interrupción. Como podéis comprobar tanto los adultos como los niños participan activamente en la ceremonia, ante la atenta mirada del cura que dirige el cortejo.

Explosión

El espectáculo pirotécnico de fuegos artificiales, petardos y bengalas, inundando de luz y color toda la aldea, hacen de esta celebración una de las más singulares y auténticas que hemos observado en la Axarquía.

Comienza la fiesta

Aunque reducido en cuanto a sus dimensiones, el espectáculo pirotécnico es soberbio en cuanto a su ejecución y cada año nos sorprende gratamente con un nuevo y renovado alarde de imaginación,  dejándonos en la retina unos instantes inolvidables rodeados de una gran belleza plástica.

alumbrando la fe

Sin abandonar lo que de manifestación religiosa tiene la fiesta, los habitantes guardan un celoso respeto por su patrona a la vez de un gran fervor y devoción por ella. Esto se palpa a cada paso por la alde de la “Milagrosa” como la llaman los lugareños que no cesan de rezar junto  a ella al paso de la comitiva.

fuegos de colores

El cortejo va encaminándose lentamente hasta la ermita donde la Virgen será venerada hasta el año que viene. Antes de encerrarse, en la plaza,  se establece una puja por los cuatro varales del trono para dilucidar quienes tendrán el honor de portear a la Milagrosa. Este dinero servirá para financiar las celebraciones del año que viene.

plaza espino

Tras la procesión y después de cenar al fresquito con familiares, amigos y forasteros, los habitantes de Espino se reúnen nuevamente en la plaza para divertirse bailando hasta altas horas de la madrugada. La orquesta aguantó hasta las cuatro, pero seguimos con la música hasta las siete de la mañana, porque de allí no se iba nadie. De repente se hizo un gran silencio acompañado después de un pequeño griterío y todo el mundo salió corriendo a coger sitio y sentarse. Un tazón de chocolate con churros nos estaba esperando. El año que viene si la Milagrosa me da salud, tampoco me lo pierdo.

Reportaje y fotografías

Pepe Valdés