Home

Novena edición del Belén viviente de Almayate, representado en el patio exterior del colegio Paniagua de la pedanía de Vélez-Málaga, con un gran éxito de público, como ya viene siendo habitual.

Y es que lo que comenzó siendo una manera de recaudar fondos para el arreglo de la parroquia, se ha convertido con el paso del tiempo, en una de las citas más esperadas del calendario navideño de la Comarca de la Axarquía, en visita obligada para vecinos y forasteros.

Año tras año, familias enteras, empresas, colectivos, agrupaciones y profesionales de distintos sectores se dan cita para hacer realidad la puesta en escena de la representación, y colaboran desinteresadamente para conseguir una importante producción, en la que se cuidan hasta los más mínimos detalles.

En la puesta en escena del nacimiento de Jesús,  en la que intervienen más de 150 personajes vestidos de la época, 20 técnicos de iluminación y sonido, con más de 60 personas de “staff” ó apoyo, decenas de animales, y numerosos decorados que recrean la ciudad del Belén y su vida cotidiana, en un gran escenario de 2.700 mts cuadrados.

En el belén se escenifican doce capítulos de la vida de Jesús, desde la anunciación del Arcángel San Gabriel, hasta la huida a Egipto de José, María y el Niño Dios, con dos representaciones una diurna y otra nocturna; y ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Provincial.

Como podéis ver, los actores recrean la vida del pueblo de Belén y representan profesiones de la época pero adaptadas a nuestra tradiciones propias, podemos ver las mujeres lavando en el río como antaño.

Todos los años se renueva parte del vestuario y se incorporan nuevos elementos que lo hacen más realista.

Aquí podemos observar con más detalle las mujeres lavando en el río con el agua circulando de verdad por su cauce entre plantas de ribera.

Esta otra mujer haciendo punto, otras tejiendo la lana.

El panadero haciendo el pan real en su horno de leña.

Una madre yendo a comprar frutas y verduras al mercado con su pequeño en brazos.

Borriquillos cargados de mercancias yendo de un sitio a otro, de puesto en puesto del mercado.

Todo para recrear aquel acontecimiento histórico, lo más real posible y que sea agradable y ameno para el público que lo contempla.

Los donativos que se recauden en la entrada del centro educativo durante esta novena edición y por segundo año consecutivo, irán destinados a la Asociación de Niños con Necesidades Especiales (ANNE) de la Axarquía.

Legiones romanas patrullando por todo el escenario.

Tanto a pie como a caballo con sus carruajes.

Acto de la llegada a Belén de José y María, observad al fondo donde se coloca el público para asistir a la representación.

Momento de la ofrenda de los pastores en el pesebre bajo la atenta mirada de los angelitos.

La llegada de los Reyes Magos de Oriente escoltados por una estrella.

La ofrenda de los Reyes Magos de Oriente en el portal de Belén.

La huida a Egipto, último acto, con el que concluye la representación teatral, y los actores desfilan ante el público, agradeciéndoles su asistencia, y esperando verlos nuevamente el año que viene. Así lo esperamos.

Fotografías Pepe Valdés

axarquiaviva@hotmail.es

Anuncios

Fotografías de la Romería de Cabrillas y San Isidro del Trapiche

Fotografías Pepe Valdés

axarquiaviva@hotmail.es

boquete zafarrayaOs presentamos una fiesta tradicional en nuestra Axarquía que es totalmente desconocida para la gran mayoría de los habitantes de nuestra comarca. Casi llegando al Boquete de Zafarraya en el límite con nuestra vecina Granada se encuentra la pequeña población de Espino perteneciente al municipio de Alcaucín.

Espino

El quince de Agosto se celebran las fiestas en honor de su patrona la Virgen Milagrosa y las familias emigradas a otras tierras se reúnen estos días para celebrarlo, aprovechando las vacaciones de verano. Son varios días de fiesta compartida puerta con puerta.

espumaEste año tuvimos fiesta de la espuma por la mañana porque cada año vienen más niños, se lo pasan bomba, no hay coches ni peligro de nada, puedes ir donde quieras, las puertas de las casas están abiertas durante todo el día. Una incesante chiquillería deambula de aquí para allá entre el campo y la plaza. Todo el mundo se conoce.

baño de espuma

Como véis el ambiente que reinaba en la fiesta era bastante agradable y divertido y participaron todos los asistentes, ya fuesen adultos o niños, después de disfrutar de bebida y comida gratis durante toda la mañana. Los mayordomos de los festejos se encargaron que no faltara de nada.

cohete

Como es tradicional, una salva de cochetes anuncia la inminente salida de la procesion de la Virgen desde su Ermita al caer la tarde. Los devotos se arremolinan tras el cortejo alumbrando con velas cumpliendo sus promesas a la patrona.

Procesión de la Virgen Milagrosa

Este es el momento de la salida de la Virgen Milagrosa de Espino, que contó con la presencia del nuevo alcalde de Alcaucín Guillermo y su mujer que no quisieron perderse el momento, también estuvo presente la noche anterior en la inauguración de los festejos.

Procesión de la Milagrosa

Poco después el cortejo procesional llega a la plaza donde esperan el resto de las personas que se unirán a la comitiva y se le reza una salve a la Virgen entre vítores y piropos de la multitud. Es uno de los instantes más emotivos.

Comienza la traca

Mientras el pequeño trono de la Virgen va visitando las aldeas colindantes, los encargados del espectáculo pirotécnico van preparando las ruedas de fuegos artificiales y petardos que encenderan cada vez que la Virgen abandone la casa donde ha parado anteriormente.

La Virgen Milagrosa

Al pasar por cada una de las casas, el cortejo procesional se detiene frente a la puerta y todos los habitantes salen al encuentro para agasajarla con bengalas, mientras rezan y piden por los suyos. Son unos instantes de gran emoción exacerbado por el mágico poder ritual del fuego y la pólvora, en una atmósfera muy intimista creada por el humo y la oscuridad.

recibiendo a la virgen

Este es el momento de la parada frente a una casa mientras se consume lentamente el fuego de las bengalas. La multitud reza sin interrupción. Como podéis comprobar tanto los adultos como los niños participan activamente en la ceremonia, ante la atenta mirada del cura que dirige el cortejo.

Explosión

El espectáculo pirotécnico de fuegos artificiales, petardos y bengalas, inundando de luz y color toda la aldea, hacen de esta celebración una de las más singulares y auténticas que hemos observado en la Axarquía.

Comienza la fiesta

Aunque reducido en cuanto a sus dimensiones, el espectáculo pirotécnico es soberbio en cuanto a su ejecución y cada año nos sorprende gratamente con un nuevo y renovado alarde de imaginación,  dejándonos en la retina unos instantes inolvidables rodeados de una gran belleza plástica.

alumbrando la fe

Sin abandonar lo que de manifestación religiosa tiene la fiesta, los habitantes guardan un celoso respeto por su patrona a la vez de un gran fervor y devoción por ella. Esto se palpa a cada paso por la alde de la “Milagrosa” como la llaman los lugareños que no cesan de rezar junto  a ella al paso de la comitiva.

fuegos de colores

El cortejo va encaminándose lentamente hasta la ermita donde la Virgen será venerada hasta el año que viene. Antes de encerrarse, en la plaza,  se establece una puja por los cuatro varales del trono para dilucidar quienes tendrán el honor de portear a la Milagrosa. Este dinero servirá para financiar las celebraciones del año que viene.

plaza espino

Tras la procesión y después de cenar al fresquito con familiares, amigos y forasteros, los habitantes de Espino se reúnen nuevamente en la plaza para divertirse bailando hasta altas horas de la madrugada. La orquesta aguantó hasta las cuatro, pero seguimos con la música hasta las siete de la mañana, porque de allí no se iba nadie. De repente se hizo un gran silencio acompañado después de un pequeño griterío y todo el mundo salió corriendo a coger sitio y sentarse. Un tazón de chocolate con churros nos estaba esperando. El año que viene si la Milagrosa me da salud, tampoco me lo pierdo.

Reportaje y fotografías

Pepe Valdés