Home

Fotos Valdés

La Axarquía Eremítica y sus piedras misteriosas

Muy cerca de la antigua carretera nacional 340 (dirección Málaga Almería), en el sitio conocido por Valle Niza, perteneciente al término municipal de Vélez Málaga, se encuentra un centro de poder que conserva sobre si, y en buen estado, una de las manifestaciones sacras más antiguas de las culturas mediterráneas. Es el Complejo de Almayate que guarda el conjunto rupestre, eremítico más importante de Andalucía.

En su simplicidad, el hombre malagueño consagró gran parte de su vida a erigir gigantes de piedra que pudieran constituir su reclamo, su protección y su testimonio. Ya se trate de los enormes bloques sensibles colocados en resonancia sobre puntales de granito en dólmenes vibrantes como los de Antequera, o de las piedras-antena hincadas en el suelo de Sierra Tejeda, para que el cielo pueda dar su respuesta equinoccial en su cima.

Fotos Eduardo Arboleda

¿Qué afán tenía el hombre por remover tales masas? ¿Qué pregunta debía formular y qué respuesta recibir por medio de estas piedras que ciertamente la transmitian?
Piedras de culto, piedras dóciles, piedras achatadas, piedras emotivas de sacrificio que la tierra sacó de su seno. Sin la piedra, la vida del hombre hubiera sido prácticamente imposible. La piedra es su lenguaje, señala sus jalones y su orientación. Es también su geografía.

Los eremitas o ermitaños malagueños de Almayate se retiraron a este paraje, apartado, para dedicarse a la contemplación como primera forma de vida religiosa; entregándose a la oración y a la soledad, ocupándose de diversos géneros de penitencias y mortificaciones, sin descuidar en ningún momento la labor de manos para evitar la ociosidad. Su asentamiento comienza con motivo de las primeras persecuciones de los paganos en Andalucía.

Los ermitaños malagueños profesaban las reglas de san Benito, eran verdaderos monjes que habían aprendido, por largas pruebas en el monasterio y con el socorro de muchos a combatir al demonio. Se sentían con bastantes fuerzas para dejar la compañia de sus hermanos y emprender por si solos y sin el socorro ajeno la lucha contra los vicios de la carne y de los pensamientos. Estaban siempre solos, sin permitirseles hablar entre si, ni tampoco criar animales.

foto E.Arboleda

Los más jóvenes ocuparon los lugares más apartados. Levantábanse todos los días del año para recitar maitines a las dos, después de media noche cada uno tocaba la campana de su oratorio, pero con tal orden que se respondían los unos a los otros, de modo que de no hacerlo, al amanecer, el más cercano debía llegarse a la ermita para saber la causa y avisar.

Foto Valdés

Los eremitas de Almayate se infligían mortificaciones varias: algunos se obligaron a vivir siempre de pie y su aislamiento les producía alucinaciones, especialmente los que escogian la celda tapiada de la macrocueva, antiguo templo precristiano. Para estos eremitas o ermitaños sus estados alterados de conciencia, tenían unas dimensiones que superaban la realidad que conocemos cotidiana. La misma realidad de los antiguos malagueños del Complejo de Almayate que hoy empieza, poco a poco, a desvelarnos su secreto.

Eduardo Arboleda Ballén

Antropólogo

Fotografías Pepe Valdés


Anuncios

La concejala de Cultura y Patrimonio, presentó la 1ª Edición del premio de pintura contemporánea “Ciudad de Vélez-Málaga”, que se pretende sea de carácter anual, y que persigue “propiciar un acercamiento de la materialidad creativa -novedosa y moderna- de lo que se está realizando y produciendo dentro y fuera de la Axarquía malagueña, huyendo de endogamias y abriéndose a la actualidad, yendo más allá del límite y la convención estética.”   Existe absoluta libertad en las obras en cuanto a temática, materiales empleados, técnica, etc.

Agua. Juan Manuel Hurtado Barba

Acrílico sobre lienzo 100×100

Minas de Rio Tinto

Francisco Carrillo Rodríguez

Acrílico sobre lienzo 73×100

Zona H

Lope Martínez Alario

Mixta sobre lienzo 83×83

Escalera inalcanzable

José Luis Ceña Ruiz

Oleo sobre lienzo 80×100

Agresión al paisaje

Antonio Cantero Tapia

Óleo sobre madera 75×100

Paisaje mecánico

José Antonio Vertedor Romero

Mixta sobre lienzo 82×81


El destino

Verónica Romero

Acrílico sobre lienzo 80×80

Os propongo un viaje en el tiempo subiendo hasta el alminar de San Juán, luego campanario cristiano hasta nuestros días,  que permanece casi intacto desde la época de explendor mozárabe.

Campanario de San Juán

El viaje tiene un cierto sentido nostálgico para mí porque la última vez que subí  allí yo apenas tenía once años y estuve toda la mañana  limpiando los excrementos de los palomos y primillas que siempre habitaron en la torre y especialmente en su campanario.

Cuentacuentos

La idea del cuentacuentos para explicar la historia de la iglesia, partió de los miembros de la Sociedad de Amigos de la cultura de Vélez-Málaga y contó con la inestimable puesta en escena de Antonio Manuel Peña caracterizado de monje que habitaba en las entrañas del alminar, y que abrió las puertas a unos asombrados chiquillos que esperaban asombrados en el exterior de la Iglesia de San Juán Bautista.

Cuentacuentos

Al principio los niños, sobre todo los más pequeños sintieron un poquillo de recelo, sobre todo por la forma en la que iba vestido el personaje, pero después entre todos, grandes y pequeños, pasamos un rato muy divertido escuchando las ocurrencias de la chiquillería a medida que se iban desgranando las historias.

Cuentacuentos

Después recogió el testigo José Carlos Fernández que continuó con el relato histórico de  los sucesos acontecidos a lo largo de la Historia, entre los muros de aquellas viejas paredes, los chavales mientras tanto no querían  perderse un segundo de la narración.

DSC06492a

Fijaros en esta imágen lo metido en su papel que estaba Antonio Manuel y lo bien ambientado que estaba en este rincón de la Iglesia.

Y ya sin más dilación acompañadnos al campanario y visitemos sus estancias a mediada que ascendemos los distintos pisos que la componen.

Escalera de subida al campanario

Las escaleras como podéis observar permanecen casi intactas desde la época musulmana y el asceso aunque bastante estrecho es seguro y está en buenas condiciones, aunque muy oscuro debido a que se cegaron paulatinamente las ventanas a medida que dejaron de cumplir la función primordial para la que fueron concebidos que eran principalmente la de convocar a los fieles al culto y la oración y la de servir de vigilancia en caso de peligro.

Tragaluz del arquero

Como ejemplo de lo que decimos, podemos observar tres huecos claramente en la imágen, que corresponderían a la posición en la que se situaría un arquero que apoyaría la pierna derecha en el primer boquete, la rodilla izquierda en el segundo y el codo izquierdo en el tercero, para sostener el arco y apuntar cómodamente hasta alcanzar con su disparo la entrada de la puerta Real de la Villa, que se sitúa en línea recta a escasos cuarenta metros y que no erraría a buen seguro el disparo sin ser visto desde el exterior.

La sala del reloj

Este piso corresponde ya a la sala del reloj de San Juán. Observad los contrapesos y las poleas que sostienen el engranaje mecánico, los restos del cristal de la esfera y antiguas agujas sobre el banco de piedra donde se sentaban los guardianes de la torre.

El reloj de San Juán

Y como no, la esfera del reloj tomada desde el interior de la torre, una imágenes que creo no han sido vistas hasta ahora, y que nos llena de satisfacción ofrecerosla en exclusiva en nuestra web.

Campana y al fondo Santamaría

Y ya allí en lo alto pudimos hacernos una idea de como era la ciudad medieval, con la torre en el centro de un gran triángulo conformado por la Iglesia de Santa María, La Fortaleza y la ermita del Cerro de San Cristobal.

Ermita del Cerro de San Cristobal

Las vistas desde el alféizar del campanario precisan de pocos comentarios y espero que os gusten. Aquí observamos como se distribuye el arroyo de San Francisco y la Molineta hasta alcanzar la subida a la ermita.

La Fortaleza

En esta otra imagen los restos de la vieja muralla, con la Fortaleza y la torre del homenaje ya restaurada divisando toda la Vega del rio Vélez  y que confomaban junto a sus hermanas de Comares y Bentomiz la defensa de todo el valle hasta el Mediterráneo.

Santamaría y el barrio de la Villa

Y ya por último la iglesia de Santa María de La Encarnación y el barrio morisco de la Villa, Sierra Tejeda al fondo con el Boquete de Zafarraya, camino natural de entrada al Reino de Granada.

Sólo nos queda felicitar a la Sociedad de Amigos de la Cultura de Vélez-Málaga por la feliz iniciativa y especialmente al párroco de San Juán, Francisco Sánchez sin cuya buena disposición no hubiese sido posible la realización de este reportaje.

Desde nuestra plataforma cultural seguiremos apoyando cualquier actividad que ayude a la defensa y difusión de nuestro patrimonio histórico.

Reportaje y fotografías:

Pepe Valdés

axarquiaviva@hotmail.es

foto Luis javier Muñoz

foto Luis javier Muñoz

A través del Foro de Objetivo Málaga del Diario Sur se organizó una “quedada fotográfica ” en Vélez-Málaga el pasado sábado 17 de Enero.

Foto Carmen Ocaña

Foto Carmen Ocaña

La ídea fue de  José. L. Blanco  que se encargó de la organización del evento junto a Mónica Bermúdez, y fue muy bien acogida por la Concejala de Cultura del Ayuntamiento Sara Sánchez y la Asociación para la Promoción Turistica de la Axarquía (A.P.T.A) en la persona de su directora Elsa Páez, que nos facilitaron un autobús para el desplazamiento desde Málaga y la visita del Casco Histórico de Vélez-Málaga.

foto Beni Lorenzo

foto Beni Lorenzo

En nuestro recorrido por el Casco Histórico fuimos acompañados por un guía de lujo: el Arqueólogo Municipal Emilio Martín Córdoba que fue desgranando la historia de nuestro Patrimonio y siempre estuvo atento a solventar cualquier duda o pregunta que le formulábamos.

foto Alicia Clavero

foto Alicia Clavero

Comenzábamos el recorrido en la Plaza de San Francisco con la Iglesia y la visita a la casa Cervantes para después visitar el Palacio del Marqués de Beniel y parte del Arrabal de San Sebastían. Posteriormente subimos a la Ermita del Cerro y contemplamos las pinturas murales de Evaristo Guerra.

foto Antonio Báez

foto Antonio Báez

En la Ermita todos nos quedamos gratamente sorprendidos por lo mágico que tenía aquel lugar iluminado por aquella luz y por fin un sol reluciente que ya no dejó de acompañarnos durante  todo el dia,  como si la patrona de Vélez, la Virgen de los Remedios nos hubiese dado su bendición.

foto Francisco Godoy

foto Francisco Godoy

Después estuvimos recreándonos en las vistas tan maravillosas que se vislumbran desde el Cerro,  ya miremos al interior con la Maroma desafiante al fondo,  o a la Vega de Vélez, toda salpicada de pueblos blancos, o hacia la costa donde se difumina el Mediterráneo.

foto Luigi Marin

foto Lui G. Marín

Siguiente parada la antigua fortaleza, continuación del viaje en el tiempo a la época musulmana y mudo testigo  de un sinfín de batallas y episodios de nuestra historia.

foto Amaturelle

foto Amaturele

Seguimos recreándonos con el paisaje y nos tomamos un descanso para visitar el Museo de la Semana Santa y disfrutar de nuestro patrimonio Cofrade.

3207775772_703c5aac82_o

Pasamos un día maravilloso compartiendo nuestra afición y creo que todos salimos muy satisfechos de nuestra visita, y a mi como veleño me queda la satisfacción de haber tenido tantas cosas que mostrar a quien se interesa por nuestra cultura, haciendo honor a las gentes que habitaron estas tierras en el pasado y que nos legaron este magnífico patrimonio que tiene que ser conservado y respetado para el disfrute de las generaciones venideras.

Cervantes

Foto Luis J. Muñoz

Foto para el recuerdo de La familia Ometera participantes en la “quedada”

img_94261

Pd. Por razones de espacio sólo se han  mostrado una pequeña selección de las fotografias realizadas en la visita, en sucesivos posts iremos ampliando el reportaje con nuevas imágenes.

Foto Pepe Valdés

Foto Pepe Valdés


Para formular comentarios pulsad el boton naranja situado más abajo titulado “no coments”

Oficios del ayer

11/11/2008

El afilador

Parece que fue ayer…¿verdad?, la cantidad de personajes tan pintorescos que poblaban las calles de nuestros pueblos y ciudades de aquí para allá buscandose la vida. Quién no recuerda a lo lejos la voz del afilador con su armónica y su soniquete característico.

Vendedor ambulante

O tal vez este vendedor ambulante de cinturones y cachivaches de todas clases

Puesto de Higos Chumbos

O quizás este puesto de chumbos en la plaza, en la estación del autobús o en la del tren

Puesto de golosinas

Lo niños corriamos a los puestos de golosinas y examinábamos hasta el último rincón buscando nuevos sabores

El lechero

Aunque otros niños no tenían tiempo para estas cosas, como este lechero

La estampita

o no tenían dinero para comprar nada y se quedaban mirando a ver si un milagro lo sacaba de la miseria

El Barquillero

Había que tener ingenio para llamar la atención del producto y saber vender la mercancía…a eso lo llamaron después marketing

autor Pepe Valdés

"El sillero" Autor Pepe Valdés

Mi vecino Juan “el sillero” uno de los últimos artesanos de las sillas de anejas tan típicas de nuestra tierra

El artista del latón

Y el último artista de la hojalata, no había cacharro en la casa que no tuviera remedio por muy mal que estuviese… pero bueno antiguamente duraban las cosas más que ahora.

Pepe Valdés