Home

Axarquiaviva

Retomamos el blog, tras este largo año sabático que nos hemos dado, mostrando un pequeño adelanto de la colección de fotografías antiguas que hemos seleccionado para vosotros y que tanto éxito ha tenido en la red social de Facebook en el grupo “La historia local en fotografías”.

A través de estas fotografías con más de treinta años de antigüedad, vamos a contemplar cómo eran nuestros pueblos, nuestras gentes, nuestros modos de vida, en definitiva de todo aquello que el tiempo se empeña en cambiar, para relegarlo al olvido.

Un fugaz destello de ese tiempo que ya pasó pero que aún conservamos en la retina.

La abuela calentándose al sol

Recogiendo el copo. Benajarafe 1981

Coro juvenil Peña Circulo 81 Torre del Mar

Plaza, Canillas de Aceituno

Paseros de la Axarquía

No podía faltar el gato curioseando en la ventana

La “monda” (Recolección de la caña de azúcar)

Encaje de bolillos

La España de entonces

Manolico el carretero

Las gitanillas de la estación

A todos sitios llegábamos con nuestras bicicletas

¿Y a qué niño no le dieron un escobonazo en el tren de Zapata?

La suerte que yo tenía es que mi caballo era de verdad…

Continuará…

FOTOGRAFÍAS Pepe Valdés

En el Palacio del Marqués de Beniel de Vélez-Málaga se nos presenta una interesante exposición sobre la “Historia de la Peseta” que permanecerá abierta al público hasta el próximo 29 de enero. La muestra cuenta con monedas originales que van desde la primera acuñación en el año 1869 hasta la última de 2001.

Estas monedas están expuestas en vitrinas y se complementan con paneles, folletos e información adicional para una mejor comprensión del público y sean reconocidos cada uno de los ejemplares para así comprender mejor la historia y evolución de la peseta española a través de los cuatro períodos históricos en que se divide la exposición.

La primera peseta se acuñó en 1869. Una mujer personificando a Hispania yacía recostada sobre los Pirineos y a sus pies el Peñon de Gibraltar, como una matrona sobre las rocas. En el reverso se reproduce el escudo de España. Se realizaron submúltiplos de 1, 2, 5 y 10 céntimos en bronce. En el reverso un león sostiene el escudo de España.

Con la instauracíon de la monarquía se incluirán en los anversos de las monedas las efigies de los monarcas manteniendo en el reverso el escudo de armas de España, con la adición del escusón de las casas reinantes: la cruz de Saboya en el de Amadeo I, y las lises en las de Alfonso XII y XIII y Juan Carlos I. Además se distinguen la fecha de la disposición que ordena la emisión, y  las fechas de acuñación dentro de unas pequeñas estrellas.

El largo reinado de Alfonso XIII propicia la evolución de su efigie monetal, siendo representado en diversas etapas de su vida. Destacan la de 1890 en que aparece su busto con un año de edad, llamado popularmente pelón, o la emisión de 1905 en la que aparece con uniforme militar a los 14 años, llamada “cadete”.

Al segundo año de la proclamación de la República se acuñan las primeras monedas de este periodo, introduciendo motivos basados en el nuevo régimen. Hasta la Segunda Republica las monedas de una peseta fueron acuñadas en plata, siendo la del año 1933 la última. Ante la pérdida de equivalencia entre el valor intrínseco del metal y el valor nominal, se alteran notablemente las emisiones.

En 1925 se emiten los 25 céntimos de cuproniquel que es la primera moneda con perforación central, y que precederá a la del mismo valor republicana de 1934 y la del bando nacionalista de 1937. Este mismo año nace la peseta de latón, conocida popularmente como “la rubia”, por la melena del retrato femenino, cambiándose el metal por una aleación de cuproniquel de color dorado.

Debido a la necesidad de metal para las fábricas de armamento, empieza a imprimirse la peseta de papel que es una moneda fiducitaria, es decir, se basa en la confianza del portador en que el Estado le reintegrará el valor en metal de esa cantidad.

La llegada al poder del general Franco supondrá un cambio de los tipos representativos, con la incorporación de su retrato a las monedas.. En 1939 el régimen franquista retiró de la circulación las monedas de metales preciosos, acuñando monedas de peseta imitando el diseño de otros paises europeos. Fueron fabricadas desde 1944 hasta 1982 y disfrutaron de curso legal hasta 1997. En esta época debido a la inflación se pusieron en circulación monedas de 25, 50 y 100 pesetas.

A partir de 1940, una vez terminada la guerra civil, y para remediar la escasez de los tipos de monedas, se ordena la emisión de los 5 y 10 céntimos, de aluminio casi puro, conocidos como los del “jinete”. En 1944 aparece la peseta del uno, todavía sin la efigie del dictador.  El primer perfil del general aparece en 1947, y en 1953 se pone en circulación la novedosa moneda de 2,50 pesetas.

La primera peseta franquista está fechada en Burgos en 1938. Franco continuó imprimiendo pesetas en papel durante la posguerra. El último billete de peseta lleva la cara del marqués de Santa Cruz y tiene fecha de 22 de julio de 1953. La última peseta de la era franquista es la de 1966 mostrando al general en edad avanzada. En 1977 fueron retiradas las monedas del régimen.

Con la instauración de la monarquía en 1975 y restablecida la democracia en 1978, se realiza una primera emisión de pesetas  con el rostro del monarca mirando a la izquierda, al contrario de las monedas de Franco, y hasta 1980 se conserva en el reverso el escudo preconstitucional.

En 1980 se pone en circulación la peseta conmemorativa del Mundial de Fútbol celebrado en España en 1982, y se actualiza la relación fiducitaria de la peseta, con monedas de aluminio para abaratar el coste de producción. Empiezan a circular también las monedas de 100 pesetas de cuproniquel, “los veinte duros”, y tambíén monedas de 200 y 500 pesetas.

En 1989 comienza la produccion de pesetas de aluminio de 14 mm de diámetro, una de las monedas más pequeñas del mundo. En 1955 se acuña la moneda de 2000, con escasa circulación y prácticamente reservada a coleccionistas. Las pesetas se seguirán fabricando hasta diciembre de 2001. El adiós a la peseta se inicia con la acuñación de la moneda de uso más cotidiana, la de 100 ptas y la conmemorativa de plata de 2000. Ambas reproducen la imágen de Hispania, que encabezó la primera emisión de 1869.

Estas monedas, que en la actualidad no están en circulación, nos muestran una parte de nuestra historia más reciente, siempre ligada a los acontecimientos del momento de su circulación. Han sido testigos de excepción, medios de expresión y vehículos de ideologías de cada uno de los episodios que conforman la historia de nuestro país.

https://axarquiaviva.wordpress.com

axarquiaviva@hotmail.es

Fotos Valdés

La Axarquía Eremítica y sus piedras misteriosas

Muy cerca de la antigua carretera nacional 340 (dirección Málaga Almería), en el sitio conocido por Valle Niza, perteneciente al término municipal de Vélez Málaga, se encuentra un centro de poder que conserva sobre si, y en buen estado, una de las manifestaciones sacras más antiguas de las culturas mediterráneas. Es el Complejo de Almayate que guarda el conjunto rupestre, eremítico más importante de Andalucía.

En su simplicidad, el hombre malagueño consagró gran parte de su vida a erigir gigantes de piedra que pudieran constituir su reclamo, su protección y su testimonio. Ya se trate de los enormes bloques sensibles colocados en resonancia sobre puntales de granito en dólmenes vibrantes como los de Antequera, o de las piedras-antena hincadas en el suelo de Sierra Tejeda, para que el cielo pueda dar su respuesta equinoccial en su cima.

Fotos Eduardo Arboleda

¿Qué afán tenía el hombre por remover tales masas? ¿Qué pregunta debía formular y qué respuesta recibir por medio de estas piedras que ciertamente la transmitian?
Piedras de culto, piedras dóciles, piedras achatadas, piedras emotivas de sacrificio que la tierra sacó de su seno. Sin la piedra, la vida del hombre hubiera sido prácticamente imposible. La piedra es su lenguaje, señala sus jalones y su orientación. Es también su geografía.

Los eremitas o ermitaños malagueños de Almayate se retiraron a este paraje, apartado, para dedicarse a la contemplación como primera forma de vida religiosa; entregándose a la oración y a la soledad, ocupándose de diversos géneros de penitencias y mortificaciones, sin descuidar en ningún momento la labor de manos para evitar la ociosidad. Su asentamiento comienza con motivo de las primeras persecuciones de los paganos en Andalucía.

Los ermitaños malagueños profesaban las reglas de san Benito, eran verdaderos monjes que habían aprendido, por largas pruebas en el monasterio y con el socorro de muchos a combatir al demonio. Se sentían con bastantes fuerzas para dejar la compañia de sus hermanos y emprender por si solos y sin el socorro ajeno la lucha contra los vicios de la carne y de los pensamientos. Estaban siempre solos, sin permitirseles hablar entre si, ni tampoco criar animales.

foto E.Arboleda

Los más jóvenes ocuparon los lugares más apartados. Levantábanse todos los días del año para recitar maitines a las dos, después de media noche cada uno tocaba la campana de su oratorio, pero con tal orden que se respondían los unos a los otros, de modo que de no hacerlo, al amanecer, el más cercano debía llegarse a la ermita para saber la causa y avisar.

Foto Valdés

Los eremitas de Almayate se infligían mortificaciones varias: algunos se obligaron a vivir siempre de pie y su aislamiento les producía alucinaciones, especialmente los que escogian la celda tapiada de la macrocueva, antiguo templo precristiano. Para estos eremitas o ermitaños sus estados alterados de conciencia, tenían unas dimensiones que superaban la realidad que conocemos cotidiana. La misma realidad de los antiguos malagueños del Complejo de Almayate que hoy empieza, poco a poco, a desvelarnos su secreto.

Eduardo Arboleda Ballén

Antropólogo

Fotografías Pepe Valdés


A mí me llaman Miguiña,
Miguiña por mi guiñar.
Todos comen trabajando
y yo como sin trabajar.

José Martin Ortega “Miguiña”, nació el dia 3 de Abril de 1920 en la calle de la estación de Canillas de Albaida. Hijo de José Martin Perez y María Ortega Extremera. Su padre era un hombre que no se sentía a gusto en el pueblo y por ese motivo pensó en mejorar sus condiciones de vida marchando a Cuba para hacer fortuna.

Su madre era de familia acomodada y tenía un gran talento artístico, tocaba la guitarra y dibujaba. Estas inquietudes artísticas las transmitíó a sus hijo. Durante los cinco años que permaneció su padre en Cuba Miguiña, su hermana que era ciega de nacimiento y su madre vivieron en el pueblo al  amparo de sus familiares.

A los siete años viene a vivir a Vélez, con su tío Francisco Martín, que no tenía hijos y poseía una carbonería en la calle Alcantarilla. Asiste al colegio de los padres franciscanos, un colegio de pago, en el que estudian los hijos de las familias pudientes del pueblo. Es en esta época cuando empiezan a aparecer sus primeros problemas de salud, según su hermana porque rezaba demasiado.

Miguiñas, su madre y su hermana

Lo cierto es que tiene algunos episodios nerviosos y comienza a padecer un tic en la cara que seria la causa de sus apodo. Al parecer una churrera que tenia su negocio cerca de la carbonería de su tío cuando lo veía con el tic decia “mira, me guiña, me guiña”.

Al volver sus padre de Cuba se trasladan con la familia al completo a Vélez donde puso tambien una carbonería. En este tiempo ya comienza a ser considerado como una persona peculiar, algo rara.

El padre de Miguiña en Cuba (1º a la izqda)

La guerra civil le sorprende en Vélez con 16 años, cuando finaliza declarado inútil para el servicio militar por sus problemas de salud, malvive de lo que puede: coge chumbos, caracoles, hierba para el ganado, rebusca patatas y va por los pueblos de la Axarquía ofreciendo sus poesías a cambio de la voluntad de los que le escuchan.

Miguiña y su tío

En una época de control politico y social, Miguiña se atreve a contar sucesos poco agradables para los que mandan y a criticar las hipocresías de la sociedad. Es el Miguiñas más provocador tanto en lo que cuenta como en su forma de vestir, con sus largas melenas, su sombrero y su guitarra.

Durante algún tiempo viaja con el circo de los hermanos Palacios por gran parte de Andalucia. Su trabajo consistía en realizar poemas elogiosos sobre las ciudades que visitaban y sobre los espectadores, improvisando versos.

Despues de mucho viajar, regresa a Vélez donde en los años cincuenta se agrava la inestabilidad y sufre un decaimiento. Dice que ha encontrado un tesoro y que el alcalde y los concejales se han quedado con él.

Miguiñas con traje y corbata

Este comportamiento irrita a los dirigentes municipales a los que llama ladrones cada vez que los ve por la calle. Esta situación le acarreó detenciones y palizas que van agravando aún más su estado de salud. Se dice que escribió una carta al mismísimo Franco denunciando los desmanes de los gobernantes municipales. Asi que lo detuvieron, le cortaron el pelo, le pusieron una camisa de fuerza y la guardia civil se lo llevó en el tren rumbo al manicomio de Málaga.

Este que a  mí me ha pelado

es un cabo de Montilla

aquí el primero que pilla

lo deja más pelao

que al palo de una sombrilla.

Dspués del tratamiento en la institución, empeora su estado de salud. Un taxi lo trae desde Málaga para que muera en su casa. El fallecimiento tuvo lugar en su domicilio de la calle Tras casas capitulares nº 13 el día 5 de Septiembre de 1956.

Redacción y textos Antonio Serralvo


Las cosas de Miguiña

por Juan Fernandez Olmo

En cierta ocasión se acercó a unos albañiles ocupados en la construcción de una modesta casita. Estos albañiles, conociendo el material de obra más cercano, le ofrecieron faena al poeta afincado en Vélez, consistente en que les acercara lajillas, justo lo que no había, Miguiña, contrariado porque no encontraba ninguna a mano, les contestó: Juro por mi dios Apolo, / y jurar no es maravilla. / Me encuentro de peón solo, / a mí me piden lajillas / y solamente hallo bolos.

En sus andanzas de Canillas de Albaida hacia la costa era paso y parada obligatoria de descanso Arenas de Daimalos. En el pueblo los vecinos conocían los apuros para sacar adelante su famélico estómago y, entre otras, visitaba la casa de Julia Martín Díaz. Ella tenía una buena piara de cabras y después de la acostumbrada cortesía de ofrecerle asiento, le preguntaba: ¿Miguiña, quieres un tazón de leche? Si, Julia, y si puede ser migado, mejor.

Cada dos por tres se iba la luz y los apagones eran duraderos, hasta el extremo de que un año, por feria, aparecieron en el libro de festejos los ripios siguientes: Cuándo querrá el Dios del cielo / y la Virgen soberana, / de que estemos alumbrados / de la noche a la mañana. Esta situación inestable del alumbrado, motivó que todas las casas arenuscas dispusieran de un “perico” , de poco consumo de aceite,  obra de los lateros, que de una lata de leche condensada confeccionaban los más dispares utensilios. De ahí viene lo de ” eres más apañá que un jarrillo de lata”. Miguiña miró fijamente el tiesto y lo definió de esta manera: Tú eres ancho de boca / y de puntiagudo hocico. / Qué inteligencia tenía / el que te puso perico / buscando la economía.

Miguiña frecuentaba la serrería de Canillas de Albaida buscando lo que podía, y allí tomó por latiguillo que a la llegada del verano iría a Buenos Aires con una carga de chumbos. Trabajaba al cuidado del corte de las maderas, un aficionado al arte de versificar y de tanto oír a Miguiña lo de Buenos Aires, le compuso: Yo dejo de ser quien soy, / si no sigo con mi rumbo / y me marcho este verano, / en barco o en un convoy, / a Buenos Aires con chumbos. La verdad sea dicha, aquello cogió a contrapié a Miguiña, que no esperaba encontrarse de sopetón los pensamientos, más bien guasones, de aquel novato haciéndole competencia. Tras darse un momento de descanso, conteniendo su enfado, en la imposibilidad de que el otro cumpliera la fanfarronada, contestó con un desafío en son de cáscara: ¡Hola!, buen amigo mío, / y amigo de inteligencia. / No vivas tú preocupado / embarque chumbos o peras / y en esos mares se pierdan. Sigue tu oficio en la sierra / con tu garlopa bravía / porque tú no podrás ir / y yo te apuesto la vía.

Tumba de Miguiña

En Canillas de Albaida nací,

un lugar junto a la sierra,

y a Vélez-Málaga fui

a vecindarme en su tierra.

Allí tengo mi hospedaje

cuando hago mi regreso

para cambiarme de traje

y darle a mi madre besos.

soy José Martín Ortega

y Miguiñas de apodaje,

un perfecto personaje.

e-mail: axarquiaviva@hotmail.es

Próximamente: “Estampas de mi pasión”

Semana Santa Vélez-Málaga


verdiales1

Os presentamos un reportaje de la celebración del XVI Concurso de choque de Pandas de Verdiales, estilo montes, celebrado el pasado 19 de Septiembre en la localidad de Benagalbón.

Cartel verdiales

Este concurso tiene la singularidad de celebrarse a la vieja usansa, es decir sin ayuda de altavoces ni equipo de sonido, y no se celebra en ningún recinto cerrado, sino que las pandas compiten entre sí en las calles de la población, mezcladas entre el público asistente.

barriendo la puerta en BenagalbónLos vecinos de Benagalbón, siempre tan hospitalarios, engalanan sus casas especialmente para la ocasión y las adornan con motivos típicos de la zona, acompañados de macetas repletas de flores que alegran todos los rincones.

Una casa en BenagalbónBenagalbón conserva su encanto de pueblo del interior y su pasado morisco rezuma entre sus callejuelas empinadas y estrechas.

Casa engalanada en Benagalbón

Los vecinos se vuelcan en mostrar sus mejores galas a unos visitantes que este año rondaron las seis mil personas en la celebración de este evento tan singular y tan importante para la recuperación y conservación de una tradición musical ancestral, tan arraigada en la provincia de Málaga, sobre todo en los pueblos serranos del interior.

Choque de pandas de verdiales en Benagalbón

El concurso consiste en que las pandas se encuentren en el centro de la plaza y choquen sus instrumentos ejecutando cada vez más rápido el compás, hasta conseguir que el adversario se equivoque, o no pueda mantenerlo, en cuyo caso pierde el choque. Por eliminación las pandas se enfrentan entre sí una tras otra hasta que sólo queda una de ellas que es la que resulta ganadora.

verdiales en Benagalbón

Un gran número de autoridades institucionales se dieron cita en la plaza de la Iglesia de Ntª Señora de la Candelaria para asistir al choque de las pandas que este año en numero de 10 participaron en el tradicional concurso. Presidente de la Diputación y la Mancomunidad, Ceder Axarquía , Alcaldes y Concejales que abarrotaron la escalinata del templo.

Panda de verdiales en Benagalbón

Pero lo mejor estaba por venir cuando una vez acabado el concurso se dio paso a la fiesta y todas las plazas y calles de Benagalbón se inundaron del frenético y pegadizo sonido del verdial y el colorido y la gracia de las pandas.

verdiales en BenagalbónEra imposible seguir a todas las pandas en su recorrido hasta la plaza que tenía asignada para su reunión y el público deambulaba de aquí para allá reuniéndose allí donde poder coger un buen sitio para oir la lucha de los cantaores y sus letrillas y asistir al encuentro de las pandas cuando se cruzaban por las calles y sus luchas tocando juntas.

Panda de verdiales en Benagalbón

Asistimos encantados a la celebración de este mágico ritual, que se pierde en la noche de los tiempos, sobrecogidos por la autenticidad de este folklore vivo, el más antiguo de Europa según algunos autores, y que tan extraordinariamente bien se encargan de transmitirnos todos los músicos y aficionados que componen las pandas, sin los cuales sería imposible la conservación y difusión de este rico patrimonio musical tan importante y singular de nuestra Comarca.

Fotografías Pepe Valdés

Axarquíaviva

e-mail: axarquiaviva@hotmail.es

Como en este caso una imágen no vale más que mil palabras, os ofreceremos varios videos con las actuaciones de las pandas por las calles y plazas de Benagalbón, para que disfrutéis de la fiesta verdialera y la final del concurso de choques con un fin de fiesta de la panda ganadora acompañado de un baile de verdiales en grupo. Sólo hay que buscar en youtube axarquiaviva

boquete zafarrayaOs presentamos una fiesta tradicional en nuestra Axarquía que es totalmente desconocida para la gran mayoría de los habitantes de nuestra comarca. Casi llegando al Boquete de Zafarraya en el límite con nuestra vecina Granada se encuentra la pequeña población de Espino perteneciente al municipio de Alcaucín.

Espino

El quince de Agosto se celebran las fiestas en honor de su patrona la Virgen Milagrosa y las familias emigradas a otras tierras se reúnen estos días para celebrarlo, aprovechando las vacaciones de verano. Son varios días de fiesta compartida puerta con puerta.

espumaEste año tuvimos fiesta de la espuma por la mañana porque cada año vienen más niños, se lo pasan bomba, no hay coches ni peligro de nada, puedes ir donde quieras, las puertas de las casas están abiertas durante todo el día. Una incesante chiquillería deambula de aquí para allá entre el campo y la plaza. Todo el mundo se conoce.

baño de espuma

Como véis el ambiente que reinaba en la fiesta era bastante agradable y divertido y participaron todos los asistentes, ya fuesen adultos o niños, después de disfrutar de bebida y comida gratis durante toda la mañana. Los mayordomos de los festejos se encargaron que no faltara de nada.

cohete

Como es tradicional, una salva de cochetes anuncia la inminente salida de la procesion de la Virgen desde su Ermita al caer la tarde. Los devotos se arremolinan tras el cortejo alumbrando con velas cumpliendo sus promesas a la patrona.

Procesión de la Virgen Milagrosa

Este es el momento de la salida de la Virgen Milagrosa de Espino, que contó con la presencia del nuevo alcalde de Alcaucín Guillermo y su mujer que no quisieron perderse el momento, también estuvo presente la noche anterior en la inauguración de los festejos.

Procesión de la Milagrosa

Poco después el cortejo procesional llega a la plaza donde esperan el resto de las personas que se unirán a la comitiva y se le reza una salve a la Virgen entre vítores y piropos de la multitud. Es uno de los instantes más emotivos.

Comienza la traca

Mientras el pequeño trono de la Virgen va visitando las aldeas colindantes, los encargados del espectáculo pirotécnico van preparando las ruedas de fuegos artificiales y petardos que encenderan cada vez que la Virgen abandone la casa donde ha parado anteriormente.

La Virgen Milagrosa

Al pasar por cada una de las casas, el cortejo procesional se detiene frente a la puerta y todos los habitantes salen al encuentro para agasajarla con bengalas, mientras rezan y piden por los suyos. Son unos instantes de gran emoción exacerbado por el mágico poder ritual del fuego y la pólvora, en una atmósfera muy intimista creada por el humo y la oscuridad.

recibiendo a la virgen

Este es el momento de la parada frente a una casa mientras se consume lentamente el fuego de las bengalas. La multitud reza sin interrupción. Como podéis comprobar tanto los adultos como los niños participan activamente en la ceremonia, ante la atenta mirada del cura que dirige el cortejo.

Explosión

El espectáculo pirotécnico de fuegos artificiales, petardos y bengalas, inundando de luz y color toda la aldea, hacen de esta celebración una de las más singulares y auténticas que hemos observado en la Axarquía.

Comienza la fiesta

Aunque reducido en cuanto a sus dimensiones, el espectáculo pirotécnico es soberbio en cuanto a su ejecución y cada año nos sorprende gratamente con un nuevo y renovado alarde de imaginación,  dejándonos en la retina unos instantes inolvidables rodeados de una gran belleza plástica.

alumbrando la fe

Sin abandonar lo que de manifestación religiosa tiene la fiesta, los habitantes guardan un celoso respeto por su patrona a la vez de un gran fervor y devoción por ella. Esto se palpa a cada paso por la alde de la “Milagrosa” como la llaman los lugareños que no cesan de rezar junto  a ella al paso de la comitiva.

fuegos de colores

El cortejo va encaminándose lentamente hasta la ermita donde la Virgen será venerada hasta el año que viene. Antes de encerrarse, en la plaza,  se establece una puja por los cuatro varales del trono para dilucidar quienes tendrán el honor de portear a la Milagrosa. Este dinero servirá para financiar las celebraciones del año que viene.

plaza espino

Tras la procesión y después de cenar al fresquito con familiares, amigos y forasteros, los habitantes de Espino se reúnen nuevamente en la plaza para divertirse bailando hasta altas horas de la madrugada. La orquesta aguantó hasta las cuatro, pero seguimos con la música hasta las siete de la mañana, porque de allí no se iba nadie. De repente se hizo un gran silencio acompañado después de un pequeño griterío y todo el mundo salió corriendo a coger sitio y sentarse. Un tazón de chocolate con churros nos estaba esperando. El año que viene si la Milagrosa me da salud, tampoco me lo pierdo.

Reportaje y fotografías

Pepe Valdés

Foto Beni

Foto Beni

on motivo de la onomástica de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, se han celebrado en la Comarca de la Axarquía diversas procesiones marineras en las poblaciones costeras, donde se le profesa una gran devoción.

foto Beni

foto Beni

Comenzamos ofreciendo la celebrada en Torre del Mar, en las que todo un sentimiento de emoción, fervor y alegría marcó el paso de la imágen por las calles de La Torre y especialmente entrañable y emotiva en el barrio de las Melosas y las Protegidas, de profunda tradición marinera.

foto Beni

foto Beni

En algunos momentos el trono apenas se movía entre la multitud de devotos que querian tocarla y constantemente piropeaban a su Virgen,  y a la vez, contestados al instante por la muchedumbre, añadiendo todavía más emoción al evento.

foto Beni

foto Beni

Una vez llegada a la orilla del mar, se vivieron otro de los instantes más intensos con la subida del trono a una barca engalanada para la ocasión,  en la que se recorrió toda la bahía con las barcas acompañando a la Virgen con profusión de bengalas y espectáculo pirotécnico, que dieron una mayor brillantez al cortejo.

Foto Carmen Ocaña

Foto Carmen Ocaña

Agradecemos a Benito Lorenzo y Carmen Ocaña su extraordinario trabajo fotográfico, siempre tan atentos en reflejar la instantánea de nuestras tradiciones.

Foto Pepe Valdés

Foto Pepe Valdés

Puerto de La Caleta de Vélez embarque de la Virgen del Carmen

DSC00509a1024

La barca a la salida del puerto para comenzar el recorrido marítimo por toda la costa.

Virgen del Carmen Caleta de VélezLa procesión a la salida del Puerto de la Caleta después del atraque de la barcaza que portaba la imágen de la Virgen.

 Foto Pepe Valdés

Foto Pepe Valdés

Ya de regreso del puerto justo antes de llegar a la playa de las Palmeras

Encierro Caleta de Vélez

Foto Pepe Valdés

Encierro de la procesión en la Iglesia de la Caleta, momentos antes los horquilleros meciendo a su Virgen como si fuesen las olas enmedio de una tempestad, el público piropeaba a la patrona y gritaba y aplaudía con locura. Unos momentos inolvidables que vivimos en este rinconcito tan entrañable de la Axarquía.