Home

Comares es un pueblo pintoresco, que desde la antigüedad ha fascinado a propios y extraños, debido en gran parte a lo escarpado y abrupto del terreno donde se asienta la población. El lugar está lleno de barrancos, caseríos y cortijos diseminados alrededor del monte.

El origen de su nombre se encuentra en el vocablo árabe Qumaris o Hins Comarix, que significa castillo en la altura. En esta instantánea podeis observar los restos de uno de los torreones de la fortaleza árabe, construida a su vez sobre otra romana.

Las crónicas relatan que en el castillo de Comares cabían unas 15.000 almas, y estaba concebido como una fortaleza cuadrada, sostén y residencia de la familia Axquilula, quienes unidos a sus familiares de Málaga y Guadix tuvieron en jaque durante mucho tiempo al poderío de los nazaritas.

Algunos rincones de Comares están impregnados de una serena belleza, y en ellos todavía podemos encontrar ese intimismo de las contrucciones moriscas de antaño.

Procesión en honor a San Hilario de Poitiers celebrada el pasado 16 de Enero del 2011, con la imágen del santo recorriendo las estrechas calles del pueblo.

Dos son las leyendas o historias que relatan el patronazgo del obispo y confesor galo San Hilario de Poitiers (315-368) por los comareños. La primera narra la sublevación de un grupo de mozárabes en  enero de 1442 por la explotación a que estaban sometidos bajo las leyes musulmanas. Dado que los hechos coincidieron con la festividad de San Hilario, se le concedió el título de patrono en memoria de aquellos cristianos comareños que en su nombre salieron a la lucha por la defensa de sus derechos.

La otra versión cuenta que en los tiempos en que el pueblo temía la llegada de una epidemia de peste que ya estaba afectando a los pueblos colindantes, se pidió ayuda y protección al santo, y al responder éste, impidiendo la entrada de la enfermedada, el pueblo, agradecido, le otorgó el título de protector y patrono.

Otra de las particularidades de la procesión, es que en su recorrido, el patrón va acompañado por las pandas de verdiales, que tocan en su honor.

Momento del encierro en la Iglesia de Nts Sra de la Encarnación, uno de los instantes más emotivos cuando los devotos le arrojan flores y la panda de verdiales le canta al Santo.

San Hilario de Poitiers lució un precioso adorno floral durante la procesión, como podéis observar en este detalle de la ornamentación del trono.

Altar mayor de la Iglesia de Ntra Sra de la Encarnación, construida sobre la antigua mezquita y reconstruida tras su derrumbre en 1539.

Cuenta la leyenda que la creación de la capilla del Rosario (hoy del Sagrario), se debe a un marinero que, a punto de naufragar frente a las costas de Torre del Mar, prometió, si se salvaba, levantar una capilla en la primera iglesia que vieran sus ojos, siendo la de Comares la primera que vio a pesar de su lejanía.

La Iglesia conserva una de las muestras del barroco en la Comarca de la Axarquía, debido a las obras de restauración acometidas al principios del siglo XVII, donde se construye la capilla del Santísimo, con planta octogonal y pilastras y bóvedas semiesféricas de nervios, muy decorada con yeserías de motivos vegetales, espejos y veneras.

También es de reseñar el impresionante artesonado mudéjar de la cubierta, obra del carpintero veleño Pedro Diaz, siendo la armadura cuadrada más grande de la Diócesis de Málaga.

Os dejo algunos videos de las pandas, en sus luchas de fiesta por las calles de Comares.

Fotografías Pepe Valdés

Axarquiaviva 2011

axarquiaviva@hotmail.es

Anuncios

El domingo 13 de Diciembre  se celebró en Colmenar la décima edición de la Fiesta del mosto y la chacina. Una gran carpa con más de una veintena de stands, recibe a los visitantes mostrando las excelencias de esta población de la alta Axarquía, en la elaboración de vinos y chacinas y una amplia gama de derivados agroalimentarios, con degustaciones gratuitas para que el público asistente tenga una visión de los productos naturales de la zona.

El evento ya consolidado en el calendario de fiestas de nuestra comarca, congrega cada año a un mayor número de visitantes y esta plagado de actividades y actuaciones en vivo para animar la muestra.

Tras la inauguración del acto se comienza con un concurso de preparación de chacinas ante el público presente, con premios a los participantes y que fue bastante divertido ya que algunos de ellos era la primera vez que lo intentaban, como el caso de esta pareja de jóvenes.

Posteriormente mostraban la ristra de chorizos al público, mientras la animadora preguntaba su puntuación, en base a los aplausos de la gente congregada frente al escenario. Se pasaron unos momento muy divertidos, ya que de eso se trataba principalmente, más que del concurso en sí.

Como era de esperar, esta pareja se llevó el premio a la mejor preparación entre las bromas y risas de sus paisanos, sobre todo al compararlos con los que realizaron las otros contrincantes, pero todo en un ambiente festivo y divertido.

A continuación siguieron bailes regionales con el grupo de baile de Colmenar y el Ballet flamenco “Candela” y distintas actividades y concursos para pequeños y mayores en el escenario.

Entre los stands, nos llamaron la atención estos trabajos de albardonería y talabartería, de una calidad impresionante y cada día más difíciles de encontrar, ya que los animales de carga y el ganado cada vez se encuentra más en desuso y muchos de estos trabajos formarán más parte de la decoración que para la función que fueron concebidos originalmente.

En el exterior la panda de verdiales de los Romanes hacía las delicias del público allí congregado y amenizaba la fría mañana con sus “luchas” y sus coloridos trajes.

Los más pequeños se lo pasaron en grande con una zona especial habilitada para ellos con atracciones, juegos y talleres diversos para tenerlos entretenidos.

La fiesta está catalogada de “singularidad turística provincial” por parte de la Diputación de Málaga, y se estima en unas 10.000 personas las que asistieron al evento. Estuvo organizada por iniciativa conjunta del Ayuntamiento de Colmenar y la Asociación de Empresarios del municipio.

Otra de las actividades paralelas a la celebración fue la exposición de coches antiguos a cargo del “Club Clásico de Ronda”, donde en el interior de un Seat 1500, en impecable estado de conservación, recogimos esta divertida instantánea del Fary.

Como complemento a la fiesta y para que el visitante conozca el pueblo se organiza lo que se denomina la “Ruta del Tapeo”, entre los diferentes bares y restaurantes colaboradores, que ofrecen degustaciones de algunos platos típicos del municipio como son los callos, las migas o el lomo al horno.

Fotografías Pepe Valdés

https://axarquiaviva.wordpress.com

e-mail: axarquiaviva@hotmail.es

Felices Fiestas

Obra de Antonio Valdés para Galería Maria Soto


La Alpujarra es una comarca histórica andaluza situada entre las provincias de Granada y la provincia de Almería, en las faldas de la ladera sur de Sierra Nevada, la conforman una serie de valles y barrancos que descienden desde las cumbres de Sierra Nevada, en el norte, al eje vertebrador de la comarca, que es el gran valle, dispuesto en dirección este-oeste, formado por las cuencas del río Guadalfeo, en la parte granadina, y del río Andarax, en la parte almeriense. Al sur, la Sierra de Lújar, la Sierra de la Contraviesa y la Sierra de Gádor con sus barrancos, que descienden desde estas sierras al Mar Mediterráneo.

Se trata de un espacio de una enorme belleza natural y grandes contrastes. A causa de su clima suave, combinado con una fuente estable de agua para la irrigación de los ríos que descienden de Sierra Nevada, los valles de La Alpujarra disfrutan de un importante grado de fertilidad, si bien a causa de la naturaleza del terreno sólo pueden ser cultivados en pequeñas parcelas, por lo cual la técnicas modernas de agricultura no suelen ser viables. Abundan los árboles frutales, como naranjos, limoneros, caquis, manzanos, higueras, castaños, almendros, y los viñedos. La zona este de La Alpujarra, la almeriense, así como la cara sur de las sierras costeras, son más áridas.

Vamos a centrar nuestra visita en tres de los pueblos más pintorescos, sin merecer a los demás, que son los de Pampaneira y Capileira que junto a Bubión, están situados en una de las zonas más bellas de esta comarca granadina, como es el Barranco de Poqueira, y que pertenecen a La Alpujarra Alta, con sus pueblos colgados en las laderas de Sierra Nevada, siendo la zona más conocida de la Alpujarra, y la más visitada por viajeros y turistas por su fácil asceso.

La arquitectura de Pampaneira conserva, en gran medida, la tipología alpujarreña,  formada por casas construidas en mampostería enfoscada y blanqueada con cal, de una o dos alturas con cubiertas planas de launa y aleros de lajas. Presenta, igualmente, su característico entramado urbano con disposición escalonada de las viviendas, calles estrechas, tortuosas y empinadas como consecuencia de su adaptación a la topografía local. En este sentido, destacan sus tinaos como elementos arquitectónicos típicos de su fisonomía, junto a un interesante paisaje agrario dominado por el aterrazamiento sustentado por balates de piedra, lo que le confiere una singular belleza al núcleo urbano.

La gastronomía es de gran riqueza, y en tiendas y talleres a lo largo del núcleo de población se ofrecen cerámicas, tejidos y todo tipo de elementos propios de la artesanía alpujarreña. Hoy día los ingresos derivados del turismo son, en la práctica, la única actividad sobre la que se sustenta la economía de Pampaneira. La agricultura se encuentra en total abandono, y si se conserva lo es en zonas concretas y de forma muy residual.

El interés paisajístico de Pampaneira y su conservación le ha llevado a conseguir la consideración de Conjunto Histórico-Artístico, y a recibir galardones como el Primer Premio Provincial de Embellecimiento de Pueblos  y por dos veces, el Premio Nacional de Turismo de Embellecimiento y Mejora de los Pueblos Españoles. También al estar incluido en los Parques Natural y Nacional de Sierra Nevada, la zona goza de un nivel de protección singular.

Esta circunstancia afecta tanto a la visión conjunta del núcleo urbano y sus anejos, como también a cada uno de los elementos individuales que lo integran, de forma que cualquier transformación debe recibir el visto bueno de la comisión que vela por el mantenimiento del urbanismo y arquitectura del municipo. Esto ha dado lugar a que Pampaneira, junto al resto de pueblos del Barranco del Poqueira, conserve muy bien la tipología de sus calles, viviendas, tinaos y demás elementos arquitectónicos, lo cual le confiere una ventaja importante en la competencia turística.


La sublime integración de estos elementos impide, salvo excepciones, destacar el atractivo de unos elementos sobre otros, alcanzando  su mayor interés al formar un sencillo pero atractivo conjunto, en donde  calles y barrios  conservan la fisonomía tradicional, contando con la colaboración inestimable de los vecinos que han conseguido conservarla y respetarla a través del tiempo. Fuera del núcleo de población, nos encontramos con algunos molinos y cortijos diseminados, pero muy deteriorados o tan transformados, que le han hecho perder gran parte de su atractivo paisajístico y etnográfico.

Fotografías Pepe Valdés

https://axarquiaviva.wordpress.com

e-mail axarquiaviva@hotmail.es

Buda 1

El pasado domingo se celebró en Torre del Mar la V Edición del Maratón de Mountain Bike “El Desafío del Buda” con un éxito total de participación de ciclistas y de público en general. La prueba de este año se presentaba como un merecidísimo homenaje a nuestro paisano Rubén Ruzafa, flamante campeón del XTERRA, y campeón de España de Triatlón Cross.

Buddha 09

Un total de 412 ciclistas, de los cuales 332 culminaron el recorrido completo y un equipo humano formado por más de 100 personas entre socios, amigos y familiares del Club Ciclista Veleño, se encargaron de que todo trancurriera a la perfección, en una jornada entre deportiva y de convivencia, ya que después de la prueba se realizó una macropaella para 600 personas con bebida y postre para todos los participantes en el evento.

Buda 2

La salida, como novedad de este año, tuvo lugar en el paseo marítimo junto al faro, en una mañana gélida de otoño, que anunciaba unas condiciones expléndidas para la práctica del deporte de la bicicleta de montaña, que vino bien a los corredores de cara a la dura prueba que se avecinaba.

Buda 3

La salida estuvo neutralizada en el paseo marítimo de Torre del Mar, tras un pequeño recorrido por su casco urbano, para después seguir por la antigua vía del tren hacia la vega de Vélez.

Buda 4

Aquí vemos a Rubén Ruzafa con el dorsal número 1, atravesando el antiguo puente de la vía del tren, en puestos ya de cabeza de un pelotón que aún se mantenía compacto.

Buda 5

Aquí ya lo vemos destacado cuando el recorrido comienza a exigir, en este caso subiendo la primeros metros de la cuesta del carril de la Atalaya. Una subida infernal que realizó sin prácticamente inmutarse, cuando al resto de los mortales nos costó seguirlo a pie, corriendo tras él para animarlo. Para los que no conozcáis la zona, sólo tenéis que fijaros en el desnivel del camino y el piso de roca y piedra que hay hasta la cumbre.

Buda 6

Sólo una pequeña parte de los corredores pudieron subir encima de la bici, éntre ellos este corredor que a la postre fue el segundo en llegar a la meta, Agustín Campos, que dío un recital de pundonor y coraje en la subida.

Buda 7

Otro corredor que subió impecablemente fue José Manuel Padilla del club ciclista Veleño, tercero en la categoría junior, y que nos dejó esta preciosa instantánea.

Buda 7

En esta otra imágen podemos contemplar el bellísimo recorrido de la prueba, en este caso con el boquete de Zafarraya al fondo.

Buda 10

O esta otra en la que tenemos una panorámica del pantano de la Viñuela con la Sierra Tejeda al fondo.

Buda 11

Fijaros en esta otra imágen la cara de sufrimiento de los que terminaban el carril de la Atalaya subidos en la bici, todo un poema.

Buda 12

Algunos que todavía no habían comenzado la rampa se la prometían felices, no sé si tal vez por desconocimiento de lo que aún estaba por llegar.

Buda 122

Otros sin embargo aún tuvieron fuerzas para posar frente a la cámara como dos buenos amigos y alegres por culminar la primera gesta del recorrido.

Buda 14

Esta otra imagen corresponde al paso ya por la Torre de la Atalaya uno de los puntos emblemáticos del recorrido enfilando la estupa del Karma Guen, en dirección al Cerro Beas.

Buda 15

Al paso de la torre se estableció el control de paso de los corredores y el primer avituallamiento. Después habría que subir a Bentomiz y Daimalos para luego bajar desde allí hasta la meta.

recorrido

Recorrido del Buda 2009

perfil buda 2009

Perfil del Buda 2009

buda0165

Como no podía ser menos el primer corredor en llegar a la meta fue Rubén Ruzafa con un tiempo de 2 h. 46′ 30”, claramente destacado del segundo corredor en finalizar la prueba que fue como ya dijimos anteriormente, Agustín Cantos con 2 h 59′ 15”.

buda 3 general

Tercer clasificado Miguel Angel Florido 3h 05′ 33”

buda437

5º puesto para Zeuixis Romero con 3h9’53”

buda0173

6º Jose Igancio Rubio con 3h11’02”

Rubén Ruzafa

Rubén Ruzafa departiendo amigablemente con los medios. Lo vimos muy contento y relajado, en todo momento tuvo una sonrisa para todos.  Es una persona encantadora.

Cortador de jamón

Hasta un total de cinco jamones cortados durante toda la mañana, y otro que se regaló como trofeo.

buda0157

Llegada de la paella que tuvo que ser en una grúa para poder transportarla desde allí hasta la playa.

buda0411

La gente de la paella también se lo curraron bien, hacer una paella para 600 personas y que sea comestible ya tiene mérito, pero si además está buena ya es todo un lujo.

buda0471

Pero en el fondo se lo pasaron bien, nos reímos con ellos y estuvieron muy animados por un sinfín de curiosos que se fueron acercando durante toda la mañana.

trofeo buda 157-1

DSC02005

buda0225-2

trofeo buda

FOTOGRAFÍAS PEPE VALDÉS Y GUTI

Para ver el resto de fotos con la entrega de trofeos pulsad en el enlace situado más abajo

Lee el resto de esta entrada »

boquete zafarrayaOs presentamos una fiesta tradicional en nuestra Axarquía que es totalmente desconocida para la gran mayoría de los habitantes de nuestra comarca. Casi llegando al Boquete de Zafarraya en el límite con nuestra vecina Granada se encuentra la pequeña población de Espino perteneciente al municipio de Alcaucín.

Espino

El quince de Agosto se celebran las fiestas en honor de su patrona la Virgen Milagrosa y las familias emigradas a otras tierras se reúnen estos días para celebrarlo, aprovechando las vacaciones de verano. Son varios días de fiesta compartida puerta con puerta.

espumaEste año tuvimos fiesta de la espuma por la mañana porque cada año vienen más niños, se lo pasan bomba, no hay coches ni peligro de nada, puedes ir donde quieras, las puertas de las casas están abiertas durante todo el día. Una incesante chiquillería deambula de aquí para allá entre el campo y la plaza. Todo el mundo se conoce.

baño de espuma

Como véis el ambiente que reinaba en la fiesta era bastante agradable y divertido y participaron todos los asistentes, ya fuesen adultos o niños, después de disfrutar de bebida y comida gratis durante toda la mañana. Los mayordomos de los festejos se encargaron que no faltara de nada.

cohete

Como es tradicional, una salva de cochetes anuncia la inminente salida de la procesion de la Virgen desde su Ermita al caer la tarde. Los devotos se arremolinan tras el cortejo alumbrando con velas cumpliendo sus promesas a la patrona.

Procesión de la Virgen Milagrosa

Este es el momento de la salida de la Virgen Milagrosa de Espino, que contó con la presencia del nuevo alcalde de Alcaucín Guillermo y su mujer que no quisieron perderse el momento, también estuvo presente la noche anterior en la inauguración de los festejos.

Procesión de la Milagrosa

Poco después el cortejo procesional llega a la plaza donde esperan el resto de las personas que se unirán a la comitiva y se le reza una salve a la Virgen entre vítores y piropos de la multitud. Es uno de los instantes más emotivos.

Comienza la traca

Mientras el pequeño trono de la Virgen va visitando las aldeas colindantes, los encargados del espectáculo pirotécnico van preparando las ruedas de fuegos artificiales y petardos que encenderan cada vez que la Virgen abandone la casa donde ha parado anteriormente.

La Virgen Milagrosa

Al pasar por cada una de las casas, el cortejo procesional se detiene frente a la puerta y todos los habitantes salen al encuentro para agasajarla con bengalas, mientras rezan y piden por los suyos. Son unos instantes de gran emoción exacerbado por el mágico poder ritual del fuego y la pólvora, en una atmósfera muy intimista creada por el humo y la oscuridad.

recibiendo a la virgen

Este es el momento de la parada frente a una casa mientras se consume lentamente el fuego de las bengalas. La multitud reza sin interrupción. Como podéis comprobar tanto los adultos como los niños participan activamente en la ceremonia, ante la atenta mirada del cura que dirige el cortejo.

Explosión

El espectáculo pirotécnico de fuegos artificiales, petardos y bengalas, inundando de luz y color toda la aldea, hacen de esta celebración una de las más singulares y auténticas que hemos observado en la Axarquía.

Comienza la fiesta

Aunque reducido en cuanto a sus dimensiones, el espectáculo pirotécnico es soberbio en cuanto a su ejecución y cada año nos sorprende gratamente con un nuevo y renovado alarde de imaginación,  dejándonos en la retina unos instantes inolvidables rodeados de una gran belleza plástica.

alumbrando la fe

Sin abandonar lo que de manifestación religiosa tiene la fiesta, los habitantes guardan un celoso respeto por su patrona a la vez de un gran fervor y devoción por ella. Esto se palpa a cada paso por la alde de la “Milagrosa” como la llaman los lugareños que no cesan de rezar junto  a ella al paso de la comitiva.

fuegos de colores

El cortejo va encaminándose lentamente hasta la ermita donde la Virgen será venerada hasta el año que viene. Antes de encerrarse, en la plaza,  se establece una puja por los cuatro varales del trono para dilucidar quienes tendrán el honor de portear a la Milagrosa. Este dinero servirá para financiar las celebraciones del año que viene.

plaza espino

Tras la procesión y después de cenar al fresquito con familiares, amigos y forasteros, los habitantes de Espino se reúnen nuevamente en la plaza para divertirse bailando hasta altas horas de la madrugada. La orquesta aguantó hasta las cuatro, pero seguimos con la música hasta las siete de la mañana, porque de allí no se iba nadie. De repente se hizo un gran silencio acompañado después de un pequeño griterío y todo el mundo salió corriendo a coger sitio y sentarse. Un tazón de chocolate con churros nos estaba esperando. El año que viene si la Milagrosa me da salud, tampoco me lo pierdo.

Reportaje y fotografías

Pepe Valdés

DSC09720

Este recorrido nos va a permitir conocer Sierra Tejeda en su vertiente más meridional y mediterránea y nos posibilitará alcanzar el techo de la provincia de Málaga, la Maroma una inmensa mole de granito de 2.065 m. de altura.  En este entorno se sitúa una de las zonas más ricas en cuanto a flora y fauna de la Axarquia, el Arroyo del Alcázar, de aguas mansas y claras.

poza

El recorrido comienza en el recinto del Cortijo “El Alcázar”, una zona recreativa y de acampada que se sitúa en un gigantesco cortado donde fluye el agua mansamente entre el matorral de ribera entre una gran cantidad de tajos  y cortados de gran belleza.

Se accede mediante una pista forestal que nace en la margen izquierda de la carretera de Alcaucín, justo antes de la llegada al pueblo.

Este carril discurre por la falda de Sierra Tejeda, sirviendo de límite entre el pinar de la Sierra y el matorral de laderas abajo. La panorámica nos ofrece el paisaje rural de la alta Axarquía. Tras una cerrada donde se sitúa un pequeño mirador podemos admirar el perfil del rostro del Indio Tejeda.

Alcázar1

Recorridos unos 3,5 kms. en coche todavía, llegamos a un primer asentamiento que se sitúa justo con el encuentro del arroyo del Alcazar. Esta zona se encuentra situa da bajo un pinar y está acondicionada con fuentes, cocinas, servicios y unas pequeñas pozas situados en el arroyo, que ofrecen la posibilidad de bañarse.

El camino continúa ascedentemente y nos llevará a la segunda zona de asentamiento, comúnmente conocida como Cortijo del Alcázar . Este lugar está mejor acondicionado que el anterior, contando con servicios, cocinas, fuentes etc. Es posible acampar con permiso del lARA.

Fuente El Alcázar

Desde este último emplazamiento comienza el itinerario a pie que nos conducirá a la Maroma. El recorrido es muy duro y se emplean unas cinco horas. La vereda comienza en la zona superior del recinto, justamente pegada a la acequia. En un principio la senda cogerá la pista forestal, por donde continuaremos unos 250 m. hasta volver a encontrar la senda en la margen derecha. Continuando por la misma pasaremos por una fuente, y después llegaremos a La Cerca con ruinas de unas antiguas viviendas semicavernícolas de antiguos pastores.

rio Alcázar

Situados en el arroyo El Alcázar, podremos encontrar una rica variedad de especies de ribera como chopos, zarzamoras, juncos, helechos, rosas silvestres, yerbabuenas, adelfas, etc., así como el bancal de pino negral de repoblación situado a rebujo del cortafuegos.

insecto

La vegetación más característica es el pinar, que en este caso es de tipo carrasco y de repoblación. Conforme ascendemos son frecuentes los chopos, cedros, encinas, cipreses, y especies arbustivas como cornicabras, tojos, jaguarzos, jaras, hiedras,  etc., y herbáceas como los tomillos, romeros, palmitos, torbiscos, etc.

Mariposa

La senda acaba en el mismo arroyo de La Cerca , pero si subimos al pequeño collado izquierdo, justo por encima de un bancal de pino negral a unos 100 m., nos encontraremos un cortafuegos, que seguiremos su recorrido hasta su final, la Loma de las Víboras a 1.300 m. de altitud.

Durante toda la ascensión por el cortafuegos y pasada la Loma de las Víboras, conforme nos vamos acercando a los Senos de la Tejeda, los pinos van desapareciendo para dar paso a especies de talla arbustiva como el enebro, la sabina, el majuelo, y si hay suerte encontraremos algún ejemplar de tejo, que actualmente se encuentra en franca regresión, a pesar de que en otros tiempos abundara tanto como para dar nombre a la sierra.

Bodegón silvestre

Donde acaba el cortafuegos, veremos que finaliza una pista forestal que continua por una vereda con recorrido en zigzag hasta los dos picos gemelos o los Senos de la Tejeda donde la vereda se pierde y el recorrido es campo a través y ya divisaremos la Loma de la Maroma.

Vista de la Maroma

Con suerte durante el recorrido y si acudimos temprano y estamos en silencio, podemos contemplar algún ejemplar de cabra montés tan abundantes por estos parajes.

plano de la ruta

plano de la ruta

…Continuará

luis barrón

Foto Luis Barrón

En la Axarquía tenemos también el privilegio de poseer las especies de aves silvestres más especializadas en el canto que existen en la Naturaleza, al menos las que se cultivan como aves de canto.

Vamos a comenzar por ese prodigio canoro que es el ruiseñor, rescatando un escrito realizado por el gran maestro de la ornitología que fue D. Antonio Drove, y después pasaremos a la familia de los fringílidos que son los que compiten en concursos de canto: el jilguero, el verderón y el pardillo.

Foto José L. Pérez

Foto José L. Pérez

El ruiseñor está considerado como el rey de los pájaros cantores. Es, por méritos propios, el pájaro que más ha sido cantado por poetas y escritores de todos los tiempos. La Naturaleza dotó al ruiseñor de unas cualidades excepcionales en sus órganos de canto, que le permite emitir sus variadas frases líricas, de amplia tesitura, con un poderoso volumen de voz que hacen que sea el cantor por excelencia de los bosques, vegas y jardines.

El ruiseñor («Luscinia megarhmda luscinia») es un pájaro emigrante, insectívoro, de dieciséis centímetros de longitud en total, de los cuales siete centímetros corresponden a la cola. La parte superior del cuerpo es de color marrón rojizo, bastante uniforme desde el nacimiento del pico al final de la cola. La parte inferior es de color ceniciento, con matizado más blanco en el mentón, vientre y debajo de las alas, quedando únicamente coloreado de marrón rojizo la parte no cubierta de la cola por la parte inferior. El plumaje del macho y de la hembra es igual, salvo que el del macho posee un matiz levemente más rojizo, más tostado o más brillante.

El ruiseñor llega a nuestra Península en abril, y suele volver, año tras año, al lugar donde ha criado por primera vez. Los machos son los primeros que hacen acto de presencia en los lugares donde han de criar, y donde saben imponer su autoridad, no permitiendo que otro macho ocupe su zona tradicional de dominio.

ruiseñor bastardo foto deNacio

Foto deNacio

Repartidos y acomodados por fin en sus respectivos territorios, los machos demuestran su vigor lanzando a los cuatro vientos sus potentes voces. Parece como si pretendiesen superarse para que sus frases líricas alcancen mayor distancia. En realidad, es su ardiente celo amoroso el que con sus cantos lanzan al aire, esperando ser reconocido en lontananza por su hembra que pronto ha de llegar o de la novia que han de conquistar, en el caso de los jóvenes.

A los ocho días, aproximadamente, aparecen las hembras. Los machos más adultos se emparejan con su compañera de temporadas pasadas, y los jóvenes impetuosos que por primera vez van a casarse se ven asediados por las jóvenes hembras reclamadas por ardiente celo y de las cuales una de ellas ha de ser su fiel pareja para el futuro.

Para la nidificación, los ruiseñores suelen tener predilección por lugares más próximos al suelo y que estén protegidos por maleza o plantas diversas. No obstante, es frecuente que construyan el nido entre el ramaje de arbustos de poca altura, entre las hojas bajas de las pitas, entre las hojas de palmeras pequeñas o entre la hierba que trepa en la base de un árbol. En fin, siempre el ruiseñor anida en las proximidades del suelo y a una altura no superior al metro.
Cuando construyen el nido en el suelo suelen protegerlo de la humedad con una buena base de hojarasca. El resto lo construyen con raíces, hojas menudas, hierbas, etc., y el interior lo recubren con pelos de palmera o hierbas muy finas.

La postura consta casi siempre de cinco huevos de color verde aceituna, y la incubación dura catorce-quince días.Ingieren una enorme cantidad de gusanos, insectos y larvas, y, a medida que van creciendo, les suministran diversos frutos pequeños, como moras de árbol, fresas, etc.

A últimos de septiembre empiezan los ruiseñores a prepararse para la hibernación, que han de efectuar en el África Ecuatorial. Parece ser que se reúnen en determinados parajes para emprender, en bandadas, el vuelo a través de la Península.

Jilguero. Foto de Juan Manuel Breva

Jilguero. Foto de Juan Manuel Breva

El policromismo de su  plumaje, su melódico canto, la suavidad con la que toma asiento en los espinados  cardos, sus graciosos y acrobáticos movimientos, todos hemos visto a esta preciosa avecilla alguna vez. De hecho el jilguero o “colorín” ha sido siempre uno de los pajarillos que más ha llamado la atención al ser humano.

En la edad media se le consideraba un símbolo de resurrección por el amarillo que cruza sus alas, apareciendo en diferentes pinturas de la epoca. Vivaldi quedó cautivado con su canto, y decidió hacer interpretar a la flauta soprano el canto de éste.

También se le ha relacionado con la corona de espinas de Jesucristo, por la semejanza de las espinas con los cardos; incluso una leyenda cuenta que el rojo que cubre su cara se le fijó al tratar éste de liberar a Jesús del tormentoso sufrimiento que le causaba su espinada corona. Entonces, el jilguero se pinchó y la roja sangre que corría por su cara quedó impregnada en ella para siempre.

Jilguero

Foto Juanma Hernández

Su nombre científico Carduelis Carduelis, va en relación con su preferencia por las semillas de cardo. Muy apreciado por los criadores de aves de canto, en nuestra zona sufre una gran presión cinegética.

Tiene 12 cm de longitud y es difícil a simple vista observar el dimorfismo sexual que existe entre el macho y la hembra, el macho tiene una careta roja distintiva que rodea el ojo en el caso de los machos, los hombros son oscuros a diferencia de parduzcos en las hembras, también hay diferencias en el tinte blanco de las habas que en el macho llega hasta el cañón de la pluma.

Píleo y nuca negras que forman un collar incompleto, y lados restantes blancos; pico y patas rosadas con obispillo blanco; las partes superiores son pardas, con las coberteras superiores de la cola blancuzcas; alas negras, con una ancha banda transversal amarilla típica, con una mancha blanca en el ápice de las rémiges; la cola es negra, con mancha blanca en las réctrices externas; los lados del pecho y flancos son pardo claro, y el abdomen blanco. Lo jóvenes tienen la cabeza parda y el plumaje pardo y rayado en negro por todo el cuerpo, salvo en las alas y en la cola donde tienen los mismos colores que los adultos.

Habitan en campo abierto, huertos, prados donde abunde el diente de león, jardines, parques, bordes de sendas y caminos, donde puedan encontrar las semillas de cardo que forma la base de su alimentación .

nido de jilguero

nido de jilguero

El macho suele comenzar a cantar a partir de enero (más intensamente desde febrero), cuando se encuentra aún en el bando invernal. Son muy gregarios y forma grupos familiares de 15 o 20 individuos emparentados entre sí. Llegado el mes febrero la banda se disgrega dando lugar a la formación de las parejas, que comenzarán a construir sus nidos en los árboles y arbustos hacia mediados del mes.

El nido, construido por la hembra, es pequeño y bastante esférico. Realiza 2 a 3 puestas por temporada. La puesta consta de 4-6 huevos de color blanco con finas y dispersas motas rojizas. La incubación dura 12-13 días, período en el que el macho alimenta a su pareja en el nido. Nacidos los polluelos,tardarán otros 15 días en abandonar el nido. Los jóvenes alcanzan el plumaje definitivo tras la muda otoñal.

Verderón

Verderón. Foto de José Antonio Acuña

El Verderón (Carduelis Chloris) , nuestro verdón, es un pájaro de carácter vivo, sociable y de un amplio repertorio cantor. Mide de 14 a 15 centímetros de altura  y de 25 a 27 de envergadura. Su peso está en torno a 28 gramos.

Los machos son de color verde oliváceo, más amarillento durante la época de reproducción, con las plumas remiges y retrices ligeramente bordeadas de amarillo. Las hembras tienen un manto de un color más pardo y el amarillo de las alas y la cola más apagado que los machos. Se alimenta básicamente de semillas y frutas silvestres, aunque durante la época de cría complementa su dieta con insectos.

Su hábitat se ha adaptado tanto a la vida en zonas donde se hace sentir la presencia del hombre, que es difícil encontrarlos lejos de ellas, especialmente en la época de cría donde permanecen en jardines, malezas y huertas próximas a poblaciones. Son aves sociables en todo tiempo y tienden a criar en colonias de reducido número, utilizando arbustos adyacentes; normalmente tienen dos  a tres crías cada verano.

Ambos sexos construyen nido en forma de copa, de hierba, musgo y raicillas, con revestimiento de éstas, en arbusto, árbol o seto; pone desde marzo a junio  de 4 a 6 huevos blancos o azules claros con motas y rayas pardo rojizas; incubación, sólo por la hembra, unos 13 días; los pollos, cebados por ambos padres, vuelan tras 12 a 16 días

Verderón macho. Foto Casals&Jurado

Verderón macho. Foto Casals&Jurado

En función de su potente pico y gran tamaño, es un pájaro muy voraz que necesita diariamente una gran cantidad de alimento vegetal. Enumerar todas o parte de las semillas y frutos que come sería interminable, puesto que come de todo. Las semillas de lino, trigo, avena, alpiste, cáñamo, girasol, etc., pueden concentrar ingentes cantidades de verderones, tanto en los campos donde se recogen o hay residuos de cosechas como en las proximidades de silos y almacenes.

La especie es, en gran parte, sedentaria en todo su hábitat. Sin embargo, existen movimientos amplios, unos migradores propiamente y otros simplemente erráticos de corto radio en otoño e invierno, y también hay una cierta trashumancia invernal que se acusa, sobre todo, en los jóvenes, y rara vez en los adultos de más de un año de vida.

Pardillo. Foto de Julio Gómez

Pardillo. Foto de Julio Gómez

El Pardillo Común, nuestro “camacho”, Carduelis cannabina, es un pájaro con el plumaje pardo acastañado. En el macho, el castaño vivo de la espalda,  las rectrices exteriores de la cola blancas y, sobre todo, muy acentuado en la primavera y en el final del invierno, el color rojo escarlata de parte de la frente y del píleo y en el pecho. Las alas y la cola son marrones o pardo negruzcas. Las plumas primarias tienen bordes blancos que destacan  en el fondo oscuro. El mentón y la garganta son beiges con rayas oscuras, casi negras. Los flancos tienen un matiz beige vivo, sobre el que se ve bien un rayado de color castaño. Las variaciones individuales son considerables en la especie, a menudo algunos poseen la garganta casi blanca. Las hembras poseen un plumaje más apagado. Falta el color castaño vivo de la espalda y plumas cobertoras de las alas y el rojo de la cabeza y el pecho, siendo este último muy rayado de pardo.

Los jóvenes pardillos se parecen a las hembras adultas en el invierno. Son menos rayados y en las partes inferiores más pálidos y con líneas más finas y menos marcadas. En todos, adultos y jóvenes, la cola es muy ahorquillada y larga. El pico, corto y cónico, pardo oscuro, con la base de la mandíbula inferior grisácea. Los tarsos y los pies son pardo oscuros, y el iris de los ojos muy oscuro, pardo negruzco.

Foto Angel Biosca

Foto Angel Biosca

El Pardillo Común es habitual en campo abierto, laderas de monte bajo, terrenos que han sido cultivados y están abandonados o en reposo estacional, plantaciones y viveros de árboles, eriales, zonas de rala vegetación con arbustos dispersos. Normalmente rehuye el arbolado denso y muy rara vez se le puede observar cerca de sotobosques, pinares, árboles caducifolios, etc.. Sin embargo, en campiña abierta utiliza con frecuencia árboles dispersos o secos como posadero, y a ellos pueden tener extraordinaria querencia los bandos y grupos de parejas que crían en la zona. En el invierno los bandos vagan por campos costeros, rastrojeras, marismas y terrenos agrícolas.

Es muy tímido y no permite el acercamiento. Es muy gregario, no solamente las parejas viven agrupadas en el otoño e invierno, sino que durante la primavera varias de ellas anidan muy juntas, formando auténticas colonias. Se posan al descubierto en árboles aislados, pero prefieren arbustos bajos. Su vuelo resulta inconfundible, rápido y ondulado.

El canto es uno de los más ricos en notas y agradables que un pájaro nos puede deparar. Es mi preferido en los silvestres,  su musicalidad es tan grande que las notas aflautadas, combinadas con otras que parecen más bien interpretadas con un instrumento de cuerda, no pueden ser aquí descritas, ni siquiera en forma aproximada. Normalmente canta bien al descubierto, con preferencia sobre la rama alta de un arbusto no muy crecido. Frecuentemente cantan en coro.

Más que ningún otro fringílido, el Pardillo Común es muy dependiente de la abundancia o escasez de semillas de plantas parásitas y gramíneas que crecen en los campos y rastrojos. Adicionalmente también comen insectos, pero sobre todo sus larvas, y con ellas alimentan en los primeros días a los pollos. No es muy aficionado a comer, sin embargo, frutos de arbustos y árboles, ni siquiera los brotes de éstos.

Macho y hembra de pardillo

Macho y hembra de pardillo

El pardillo  es un reproductor que madruga mucho en sus manifestaciones de celo. Algunos ya en febrero se separan de los bandos y se establecen en su territorio habitual. Si ya han criado el año anterior, vuelven al mismo lugar. Las parejas jóvenes no se alejan mucho de la zona donde nacieron. La construcción de los nidos empieza casi siempre en la primera o segunda semana de abril. El nido, situado en general a baja altura, no más alto de un metro, cualquier arbusto es bueno para anidar pero prefiere el Tojo Ulex, las bolinas y el brezo. El nido es construido exclusivamente por la hembra, utilizando tallos secos, musgo y hierba. El interior está forrado con pelo y lana, ésta a menudo suelta; también hay plumón y alguna pluma. La puesta normal es de cuatro-seis huevos, su color es azul pálido o blanquecino con ligero tinte azulado, manchados con puntos y rayas de tono violeta rojizo, rosáceo, a menudo agrupados en el extremo más ancho. El macho acude al nido, pero no colabora en la incubación. A los once-doce días nacen los pollos cubiertos de plumón bastante largo y denso de color gris humo. Como sucede con otros fringílidos, es frecuente que ambos adultos acudan a cebar juntos.

polluelos recien nacidos

Una vez mostradas las cuatro especies esenciales del bel canto en las aves, nos queda también en la despedida del post hacer mención dentro de la familia de los fringílidos a otras avecillas que aunque menos dotadas para el canto, merecen ser reconocidas. Hablamos del chamarín y el pinzón y porque no, del lúgano.

chamariz, chamarín

chamariz, chamarín

lúgano

lúgano

Podéis ver videos y archivos de canto de cada una de estas especies en la web de nuestro amigo Francis

http://www.silvestrista.com