Home

blao

IMG_3538s

Ruta de los castaños: De Parauta a Cartajima

IMG_3627s

Con la llegada del otoño, el Valle del Genal ofrece un espectáculo de colorido indescriptible, formado por el verdor producido por las primeras lluvias en el monte y la caída de las hojas de los castaños, que  nos regalan un mosaico de tonalidades deslumbrantes, para el disfrute del amante de la naturaleza.

IMG_3577s

El sendero es fácil y cómodo, se realiza casi en su totalidad por carriles y sendas bien marcados. Se inicia en Parauta en la Plaza de Salvador Márquez en dirección al río desde la Fuentezuela situada en la umbría del arroyo, visible desde el punto de partida.

IMG_3655

El primer tramo de la ruta discurre por un frondoso bosque de castaños. El camino sigue con un cómodo descenso hasta las cercanía del arroyo de nacimiento, donde contemplaremos terrazas de nogales, alcornoques , madroños, quejigos y zumaqueros. Después nos encontramos con un molino harinero en buen estado de conservación, el Molino del Real.

IMG_3477

A escasos metros llegamos a un sotobosque  de galería con chopos, alisos, álamos y el Arroyo del Riachuelo, tributario del río Genal, que debemos cruzar. A partir de aquí comenzamos el ascenso a Cartajima. Nos adentramos de nuevo en el castañar, contemplando una gran depresión, con la cancha de  Almola y los Riscos de Cartajima, un torcal poco conocido con caprichosas formaciones pétreas.

IMG_3560

Proseguimos ahora en subida entre los omnipresentes castaños que dejan hueco a los alcornoques y ya casi llegando a Cartajima nos veremos gratamente sorprendido por un frondoso castaño conocido como Castaño Arenas con más de 400 años, catalogado en el inventario del patrimonio etnográfico del Valle del Genal.

IMG_3523

FOTOGRAFÍAS

Pepe Valdés

Anuncios

La Alpujarra es una comarca histórica andaluza situada entre las provincias de Granada y la provincia de Almería, en las faldas de la ladera sur de Sierra Nevada, la conforman una serie de valles y barrancos que descienden desde las cumbres de Sierra Nevada, en el norte, al eje vertebrador de la comarca, que es el gran valle, dispuesto en dirección este-oeste, formado por las cuencas del río Guadalfeo, en la parte granadina, y del río Andarax, en la parte almeriense. Al sur, la Sierra de Lújar, la Sierra de la Contraviesa y la Sierra de Gádor con sus barrancos, que descienden desde estas sierras al Mar Mediterráneo.

Se trata de un espacio de una enorme belleza natural y grandes contrastes. A causa de su clima suave, combinado con una fuente estable de agua para la irrigación de los ríos que descienden de Sierra Nevada, los valles de La Alpujarra disfrutan de un importante grado de fertilidad, si bien a causa de la naturaleza del terreno sólo pueden ser cultivados en pequeñas parcelas, por lo cual la técnicas modernas de agricultura no suelen ser viables. Abundan los árboles frutales, como naranjos, limoneros, caquis, manzanos, higueras, castaños, almendros, y los viñedos. La zona este de La Alpujarra, la almeriense, así como la cara sur de las sierras costeras, son más áridas.

Vamos a centrar nuestra visita en tres de los pueblos más pintorescos, sin merecer a los demás, que son los de Pampaneira y Capileira que junto a Bubión, están situados en una de las zonas más bellas de esta comarca granadina, como es el Barranco de Poqueira, y que pertenecen a La Alpujarra Alta, con sus pueblos colgados en las laderas de Sierra Nevada, siendo la zona más conocida de la Alpujarra, y la más visitada por viajeros y turistas por su fácil asceso.

La arquitectura de Pampaneira conserva, en gran medida, la tipología alpujarreña,  formada por casas construidas en mampostería enfoscada y blanqueada con cal, de una o dos alturas con cubiertas planas de launa y aleros de lajas. Presenta, igualmente, su característico entramado urbano con disposición escalonada de las viviendas, calles estrechas, tortuosas y empinadas como consecuencia de su adaptación a la topografía local. En este sentido, destacan sus tinaos como elementos arquitectónicos típicos de su fisonomía, junto a un interesante paisaje agrario dominado por el aterrazamiento sustentado por balates de piedra, lo que le confiere una singular belleza al núcleo urbano.

La gastronomía es de gran riqueza, y en tiendas y talleres a lo largo del núcleo de población se ofrecen cerámicas, tejidos y todo tipo de elementos propios de la artesanía alpujarreña. Hoy día los ingresos derivados del turismo son, en la práctica, la única actividad sobre la que se sustenta la economía de Pampaneira. La agricultura se encuentra en total abandono, y si se conserva lo es en zonas concretas y de forma muy residual.

El interés paisajístico de Pampaneira y su conservación le ha llevado a conseguir la consideración de Conjunto Histórico-Artístico, y a recibir galardones como el Primer Premio Provincial de Embellecimiento de Pueblos  y por dos veces, el Premio Nacional de Turismo de Embellecimiento y Mejora de los Pueblos Españoles. También al estar incluido en los Parques Natural y Nacional de Sierra Nevada, la zona goza de un nivel de protección singular.

Esta circunstancia afecta tanto a la visión conjunta del núcleo urbano y sus anejos, como también a cada uno de los elementos individuales que lo integran, de forma que cualquier transformación debe recibir el visto bueno de la comisión que vela por el mantenimiento del urbanismo y arquitectura del municipo. Esto ha dado lugar a que Pampaneira, junto al resto de pueblos del Barranco del Poqueira, conserve muy bien la tipología de sus calles, viviendas, tinaos y demás elementos arquitectónicos, lo cual le confiere una ventaja importante en la competencia turística.


La sublime integración de estos elementos impide, salvo excepciones, destacar el atractivo de unos elementos sobre otros, alcanzando  su mayor interés al formar un sencillo pero atractivo conjunto, en donde  calles y barrios  conservan la fisonomía tradicional, contando con la colaboración inestimable de los vecinos que han conseguido conservarla y respetarla a través del tiempo. Fuera del núcleo de población, nos encontramos con algunos molinos y cortijos diseminados, pero muy deteriorados o tan transformados, que le han hecho perder gran parte de su atractivo paisajístico y etnográfico.

Fotografías Pepe Valdés

https://axarquiaviva.wordpress.com

e-mail axarquiaviva@hotmail.es

El Valle del Genal

18/11/2009

Panorámica del Valle del Genal

Os proponemos un recorrido por el Valle del Genal, acompañando al grupo de senderismo “El Manganillo”,  que coincide con nuestro primer aniversario en la red, que comenzaba precísamente con un artículo similar a este hace ahora un año. Para la visita hemos escogido el municipio de Igualeja, tomando como base el nacimiento del río Genal, atravesando el castañar campo a través en unas dos horas de ida y otras dos de vuelta. El recorrido no es muy exigente aunque si algunas veces se torna bastante duro debido a la cantidad de desniveles que hay que sortear.

Panorámica de Igualeja

La población de Igualeja se encuentra encajonada entre la serranía de Ronda y Sierra Bermeja, enmedio de un terreno abrupto, rodeado de unos bellos paisajes como podéis observar en estas imágenes. Surcan sus tierras el río Genal y su afluente el Seco, que forman grandes barrancos en los que abundan pinos y especialmente castaños, que constituyen su principal fuente de riqueza. Sus castañas, especialmente la variedad pilonga son conocidas en el mundo entero, por ser la más sabrosa.

Un rincón de Igualeja

Como los demás pueblos de la Serranía de Ronda, encaramados en las faldas de los montes, sus calles tienen que salvar grandes desniveles, y sus casas encaladas han sido construídas adaptándose al terreno que las acoge. La fisonomía del casco urbano es muy similar en los dos únicos barrios que forman el pueblo. A ambos lados de las calles estrechas y empinadas se levantan casas de piedra, encaladas, formando una trama típica de trazado laberíntico, heredada de su pasado morisco, apenas alterado en la actualidad.

La principal fuente de riqueza es la forestal y la cosecha anual de castañas, como ya decíamos anteriormente. En cuanto a la artesanía, cabe destacar la elaboración de objetos de pleita de esparto,  cuero y marroquinería. La gastronomía se nutre de numerosos platos entre los que podrá degustar la elaboración artesanal del salmorejo, así como las gachas. También son muy típicas las migas y el gazpacho.

Nacimiento del río Genal

Comenzamos el recorrido propiamente dicho, visitando el nacimiento del río antes de abandonar el pueblo, un paraje verdaderamente espectacular, que solamente por contemplarlo vale la pena acercarse a este pueblo de la serranía. Está bastante bien acondicionado con un gran jardín en el perímetro exterior formando un pequeño parque para esparcimiento de la población.

Una vez bajado el pueblo en dirección hacia la iglesia, atravesando un estrecho callejón y una empinada cuesta, nos adentramos ya en el castañal campo a través, por un sendero estrecho pero que se vislumbra claramente, máxime en este tiempo en el que el trasiego de los agricultores recolectando las castañas lo tienen más despejado de matorral.

A medida que ascendemos la sierra el castañar comienza a ser más frondoso y el hermoso verde otoñal contrasta con el macizo de granito y caliza que se alza imponente ante nosotros. Podemos observar  en algunas zonas muy claramente la descomposición de la piedra en el karts.

bosque de castaños

Junto al bosque de castaños que es el que coloniza las tierras mejor situadas vemos también alcornoques, encinas, quejigos, pinos y hermosos nogales, mezclados con olivos en las lomas y frutales en las riberas de los ríos.

También observamos multitud de cuevas prehistóricas en nuestro recorrido que testimonian la presencia humana por estas tierras desde siempre.

La Serranía es un mundo aparte más allá de la leyenda que ronda en cada pueblo, en cada valle y en cada sierra. La Serranía es paisaje que guarda celosamente su riqueza, y es también historia viva de gentes que hacen de la silvicultura, agricultura, ganadería y comercio,  el milagro cotidiano de supervivencia.

Fotografías Pepe Valdés

El Manganillo en el Valle del Genal

https://axarquiaviva.wordpress.com

e-mail: axarquiaviva@hotmail.es

152

Os proponemos un recorrido distinto por la Axarquía , basado en lo que han sido las distintas culturas que nos precedieron en el tiempo. Para ello vamos a dividir en dos partes nuestro itinenario según lo hagamos recorriendo la costa o el interior de nuestra comarca.


Ruta de la costa

Se puede realizar utilizando la N-340, desde La Araña-La Cala, hasta Nerja, en su zona oriental.

Alfar de Bezmiliana

Alfar de Bezmiliana

Entre Málaga y Rincón de la Victoria, en los Cantales de La Araña-La Cala en la desembocadura del Arroyo Totalán, junto a la carretera, se encuentran numerosos abrigos y cuevas con ocupaciones paleolíticas y neolíticas, la de Cueva Hoyo de la Mina, y Cueva del Humo, localizándose las Cuevas de la Victoria y del Higuerón, junto a Rincón de la Victoria.

Siguiendo hacia el este, en la Torre de Benagalbón, se sitúa un yacimiento fenicio, con una posterior ocupación romana. Se puede visitar el complejo de cuevas del Higuerón, normalmente conocido como “Cuevas del Tesoro”.

Cueva del Higuerón o del "tesoro"

Cueva del Higuerón

Antes de llegar a Torre del Mar en la desembocadura del río Vélez un rico enclave de yacimientos fenicios y romanos: Cerro del Peñón , Cerro Alarcón, Necrópolis de Jardín, Toscanos, Hornos del Manganeto, Cerro del Mar y Casa de la Viña. Los yacimientos de Toscanos, con importantes estructuras de habitación y una muralla, la necrópolis del Jardín.

Colgante Fenicio de oro (Trayamar)

Colgante Fenicio de oro (Trayamar)

Dentro del término de Algarrobo, se halla un importante hipogeo fenicio, en el antiguo colegio de Trayamar.

Pasado éste, se ubica el poblado calcolítico, fenicio y romano de Morro de Mezquitilla, y a unos 500 metros hacia el este, el poblado fenicio de Chorreras sobre un cerro.

tumbas

En Torrox, destaca un importante contexto arqueológico correspondiente a la ciudad romana de Caviclum, ubicada en los alrededores del Faro de Torrox, con hornos de cerámica, termas, factorías de salazón y necrópolis.

Termina esta ruta en el término de Nerja, donde se debe visitar su importante cueva con hallazgos paleolíticos, neolíticos y calcolíticos.

Cueva de Nerja

Cueva de Nerja

Ruta del interior

Utilizaremos las carreteras comarcales 335 y 340, por Vélez, en su zona sur, finalizando en Colmenar y Puerto de Zafarraya por el oeste y norte respectivamente.

Los yacimientos arqueológicos son menos vistosos y tienen pocas posibilidades de ser visitados, dadas sus características y ubicación; pero el conocimiento del paisaje permitirá una mejor comprensión de los poblamientos prehistóricos.

sierra-y-alfarnatejo

Iniciando el itinerario por el término de Vélez-Málaga, junto a un destacado conjunto monumental, se tiene constancia en el cerro de su castillo de un asentamiento prehistórico del Bronce Final.

Hacia el norte, en La Presa de La Viñuela, veremos el poblado del Calcolítico-Bronce-romano de Cerro de Capellanía. En sus inmediaciones existen numerosos yacimientos prehistóricos, pequeños talleres y asentamientos, sin estructuras visibles.

Boquete de Zafarraya

Boquete de Zafarraya

Siguiendo la c-335, El Puerto del Boquete de Zafarraya, paso natural entre las tierras granadinas y malagueñas. De la Cueva del Boquete de Zafarraya proceden restos antropológicos de Hombre de Neandertal y rica industria paleolítica.

Mandibula del hombre de Alcaucin

Mandíbula del hombre de Alcaucín

Por otra parte, existe un gran número de cuevas en sus inmediaciones, en las que se ha documentado la ocupación humana desde el neolítico hasta el calcolítico: Cueva del Espino (Alcaucín), Cueva de los Guaicos (Alcaucín), Cuevas de las Mezquitas (Periana).

cueva

Existen numerosos yacimientos prehistóricos de superficie, en los términos de Alcaucín y Periana, pero como hemos indicado resulta muy compleja su visita.

Siguiendo la ruta, por el Camino de Pulgarín, nos adentramos en el paisaje agreste de sierras del Subbético, con el valle de Alfarnate y Alfarnatejo, donde destacan las Terrazas del Sábar, confluencia de los Arroyos Morales y Palancar y terrazas del Arroyo Palancar, que conocieron la ocupación del hombre Paleolítico.

Terminamos este recorrido en Riogordo, y en él la Villa romana de Auta, donde se han documentado ricas estructuras arquitectónicas con mosaicos.

museo de la Cueva de Nerja

museo de la Cueva de Nerja

En sucesivos artículos iremos ampliando los yacimientos y cuevas más importantes así como las piezas halladas en cada uno de ellos.

Axarquíaviva 2008




La Cabra Montés

15/11/2008

Quien haya paseado por nuestras sierras y haya tenido la fortuna de encontrarse de cerca con la cabra montés, nunca olvidará la sensación de poder, admiración y respeto que despierta este mamífero salvaje, el de mayor tamaño que se puede encontrar en nuestros espacios naturales.

Macho de Cabra Montés

Macho de Cabra Montés

La cabra montés es un mamífero rumiante de la familia de los Bóvidos. subfamilia Caprinos, siendo una especie muy próxima a la cabra común. Su nombre científico es Capra pyrenaica.La cabra montés de estas sierras (Capra pyrenaica hispánica) alcanza en la cruz 75-8 1 cm de altura en el macho y 64- 69,5 cm en la hembra, siendo su peso de unos 90 kg en el macho y de unos 40 kg en la hembra. La cuerna se mantiene sin interrupción a lo largo de toda la vida, y constituye uno de los elementos más vistosos del acusado dimorfismo sexual externo que muestra la especie. El macho posee unas cuernas muy potentes y extendidas hacia atrás, en forma de lira o espiral más o menos abierta. Presenta una longitud variable según la edad, pudiendo alcanzar casi los 100 cm medida por su parte externa; la hembra posee unos cuernos más cortos (hasta unos 15 cm,), cilíndricos y puntiagudos. El crecimiento, indefinido, queda bien reflejado en la cuerna del macho, formada por porciones definidas o medrones, que representan cada año del animal. Estos medrones suelen ser más o menos anchos, dependiendo de diversos factores ecológicos. La misión de las cuernas es fundamentalmente defensiva u ofensiva y en los machos, cobra especial relevancia durante las rituales luchas nupciales. También son utilizadas para equilibrar las cabriolas que realizan en los tajos.

Hembra de Cabra Montés

Hembra de Cabra Montés

La conformación de las pezuñas tiene una importancia primordial para el desenvolvimiento del animal en los hábitats abruptos que conforman sus áreas de querencias; las palmas y los talones elásticos, pero córneos, les ofrecen gran seguridad para moverse en suelos rocosos y escarpados. Igualmente, la movilidad de estos dos dedos, hace que pueda agarrarse a fisuras o pequeñas crestas del terreno, dando muestras continuamente de un gran dominio del equilibrio y mayor estabilidad.

La cabra montés ocupa todas las zonas de montaña y adyacentes (incluso las áreas cultivadas más bajas), y en general buscan los lugares más inaccesibles y escarpados, especialmente cuando se sienten acosadas por sus enemigos más importantes: los perros asilvestrados y el hombre. Al estar la zona sometida a un intenso pastoreo, la cabra se ve obligada a ocupar los niveles más altos.

Pareja de Cabra Montés

La cabra se distribuye en la Axarquía en todo el arco serrano desde la Sierra de Camarolos hasta los Acantilados de Maro, concentrándose la mayor densidad en las sierras del Parque Natural de Tejeda y Almijara, hecho que justificó en su día la creación de la Reserva Nacional de Caza. Las cabras suelen frecuentar más la vertiente sur de estas sierras (solana), existiendo zonas que son más frecuentadas que otras, llamadas zonas de querencia: barrancos de Almanchares, Bermuza, Alcázar, Imán, y hay zonas por donde la cabra pasa diariamente para la búsqueda de alimentos y de agua, conocidas como lugares de paso. En general todas las sierras de la Axarquía están conectadas, siendo conocidos los movimientos migratorios entre Sierra Tejeda y Sierra de Alhama a través del Boquete de Zafarraya, momento en que son objeto de caza furtiva. Se conoce un movimiento migratorio de las cabras desde estas sierras hacia Sierra Nevada.

En 1999 se contaba con cerca de 2.000 ejemplares (sólo en la vertiente malagueña), es decir, diez veces más de lo que había en 1973, cuando se declaró esta zona Reserva Nacional de Caza. Ello muestra las excelentes condiciones en que se encuentra la especie en esta zona, a la vez que una buena gestión.

La montés suele madurar sexualmente hacia los 2-3 años (la hembra) y a los 4-5 años (el macho). Los machos viejos imponen su experiencia y fuerza frente a los noveles rivales que aparecen cada año.

El celo está íntimamente ligado a la climatología y al fotoperiodo diario. Por lo general, comienzan tras las primeras lluvias otoñales, prolongándose hasta principios del invierno.Durante esta época, las cabras, tanto machos como hembras, se vuelven irascibles y exhiben un nerviosismo inusual. Los machos se disputan las hembras violentamente, siendo los más potentes y mejor dotados, los que cubrirán a la mayoría de los grupos de cabras.

Cria

Tras esta época de celo, las hembras entran en periodo de gestación, deambulando por las zonas medias de las sierras, durante unos 5 meses. El parto tiene lugar durante el mes de Abril-Mayo, y se compone de un choto, aunque a veces puede dar alumbramientos dobles, algo que sólo se da en estas sierras. La hembra se retira a los lugares más apartados, tranquilos y seguros de los barrancos donde habita. Los cabritos gozarán de cuidados maternales durante 5 meses (una lactancia que se compagina con hierba desde el primer mes), manteniéndose acompañados por la hembra hasta los 11 meses, en que empiezan a valerse por sí mismos. A los 4-6 años empiezan a participar del celo y cubrir a las hembras, que tienen su madurez sexual al año y medio, si bien no suelen quedar preñadas hasta los 3 años de edad.

Al estar la época de reproducción ligada íntimamente a la climatología, no hay una época fija para el celo, sino que éste se alarga o se acorta con las lluvias y el frío, haciendo a veces que se produzca en varios ciclos o periodos. Esto traerá consigo que se alargue o se acorte el periodo de parto en las hembras, encontrándonos a veces en una misma manada chotos de un mismo año, pero con notables diferencias en cuanto a su tamaño.

Un bello ejemplar de macho adulto

Un bello ejemplar de macho adulto

La cabra montés es un animal gregario, aunque sus grupos no están muy jerarquizados, formándose dos grupos diferenciados: el más numeroso está constituido por las hembras y los jóvenes hasta los 3 años de edad y el otro lo constituyen los machos, siendo también frecuente la existencia de machos viejos solitarios, no integrados en ningún grupo y que sólo se acercan a los grupos de hembras durante la época de celo. Estos grupos permanecen separados durante todo el año hasta que a principios de la época de celo se reúnen formando grupos numerosos. Pasado este periodo, los machos se agrupan de nuevo, separándose de las hembras para pasar el invierno.

Respecto a la alimentación, las cabras monteses suponen un aprovechamiento de alto rendimiento de los escasos recursos alimenticios de zonas marginales de alta montaña. Su gran potencia digestiva y adaptabilidad alimentaria les permite acceder y hacer asimilable prácticamente cualquier tipo de alimento en épocas de escasez. El alimento varía según la época del año, ingiriendo hojas y tallos tiernos en una proporción más elevada, completándolo con frutos en otoño y con raíces, bases de gramíneas y cortezas de leñosas en invierno.

En cuanto al agua la obtiene de los alimentos, torrentes y manantiales, en algunos casos en cuevas. Y un aporte periódico de sales, que consigue lamiendo algunas rocas de la sierra.

Macho descansando

Texto del Artículo Rafael Yus

G.E.N.A ecologistas en acción

Recopilación fotográfica Axarquía Viva

Comienza el programa de actividades para este otoño del Club Senderista El Manganillo.

Este domingo estuvimos en la Sierra de las Nieves junto al refugio de Juanar y recorrimos el sendero circular del Pozuelo. El recorrido es bellísimo con unas vistas espectaculares de la Sierra. Atravesamos un pequeño bosque de pinsapos al culminar una encina centenaria para llegar al pico más alto y luego bajar hasta el comienzo atravesando una alameda de castaños y chopos.

La ruta se inicia unos 200 mts antes de llegar al parador de Ojén y se ve perfectamente desde la carretera pero tendremos que dejar el auto en la entrada del parador junto al bosque de castaños por donde bajaremos después al final del recorrido. Lee el resto de esta entrada »