Home

I Ruta fotográfica de la Axarquía organizada por el  Diario Sur y Objetivo Málaga en colaboración con la Consejería de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía y la Iniciativa de Turismo Sostenible.

Esta primera edición ha recorrido parte del municipio de Vélez-Málaga y Rincón de la Victoria.

Unas 150 personas entre participantes y personal de la organización, nos dimos cita a primeras horas del pasado sábado 5 de Junio, en el punto de encuentro del comienzo de la prueba, que estaba situado en la explanada de la Fortaleza de Vélez-Málaga.

La primera de las pruebas consistía precísamente en fotografiar el entorno de la Fortaleza con su torre del homenaje

A continuación fuimos bajando los participantes por las inmediaciones del barrio morisco de la Villa para realizar la segunda de las pruebas que era fotografiar alguno de sus calles o escenas de la vida cotidiana del barrio.

Opté por fotografiar a este grupito de niñas que jugaba tranquilamente en la puerta de su casa bajo la atenta mirada de su madre y que posaron encantadas ante la cámara.

La siguiente prueba consistía en fotografiar la Iglesia de Santa María, o el Museo de Semana Santa que se encuentra en su interior.

Al final opté por presentar esta composición sobre el Patrimonio Cofrade que me encanta personalmente.

La última prueba de la mañana, dentro del casco histórico de Vélez, fue la visita del Palacio de los Marqueses de Beniel, en el que realicé esta composición de la lámpara y el artesonado del techo.

Después fuimos recogidos en los tres autobuses facilitados por la organización y nos trasladamos a Baviera Golf, donde descansamos un poco y nos ofrecieron un refrigerio con servicio de catering.

La verdad es que todo el personal hizo lo humanamente posible por atendernos, pero fue imposible repartir equitativamente la comida ya que las bandejas desaparecían literalmente nada más salir de la cocina.

Aquí vemos un pequeño grupo de Ometeros en plena faena con el cuidadísimo campo de golf al fondo.

Tras la comida, fuimos trasladados a Valleniza, última visita programada dentro del municipio de Vélez-Málaga.

Esta prueba consistía en fotografiar el complejo de Santo Pitar, donde el Ayuntamiento de Vélez-Málaga tiene previsto abrir este otoño el denominado Museo de la Piedra.

A la llegada el arqueólogo municipal Emilio Martín nos dio la bienvenida y nos dio una pequeña charla sobre los orígenes del complejo y los trabajos que se han realizado en él antes de su apertura al público,

Hemos tenido el honor de ser el primer grupo organizado que visita el complejo antes de su apertura. En esta imágen se observan algunos restos de los utensilios de uso cotidiano utilizados por los trabajadores de la cantera.

Seguidamente nos adentramos ya en municipio del Rincón de la Victoria donde iniciamos una visita de la Cueva del Higuerón, más conocida popularmente como la Cueva del Tesoro.

De aquí ya le costó trabajo a la organización sacarnos de la cueva. Aparte del fresquito que hacía dentro, fotográficamente hablando da mucho juego y todos queríamos hacer alguna foto más. De aquí saldrán sin duda las mejores fotos de la ruta.

A continuación nos trasladamos a la Casa Fuerte de Bezmiliana donde nos esperaba la siguiente prueba.

Había que fotografiar el edificio o sus alrededores y caía la tarde, con lo cual la luz era estupenda, el entorno de jardines y fuentes añadía también más posibilidades de trabajar las composiciones.

Opté por presentar esta composición de una de las torres de defensa contrastando  con un cielo azul radiante.

La última prueba consistió en fotografiar alguna parte del litoral de Rincón de La Victoria. Así que acabamos todos en la playa ante la sorpresa de los bañistas que no daban crédito al ver tantas cámaras juntas.

Otro día inolvidable para todos los aficionados a la fotografía. Felicitar nuevamente a Fernando y Angel responsables de Objetivo Málaga, y a todo el equipo humano del Diario Sur por la apuesta tan decidida en la organización de este tipo de eventos, y por supuesto a los organismos oficiales y empresas patrocinadoras que lo hacen posible.

Fotografías Pepe Valdés

http://rutas-fotograficas.diariosur.es/axarquia/ganadores-ruta-axarquia.php

En este enlace tenéis las fotografías ganadoras del concurso

axarquiaviva@hotmail.es

Anuncios

Fotos Valdés

La Axarquía Eremítica y sus piedras misteriosas

Muy cerca de la antigua carretera nacional 340 (dirección Málaga Almería), en el sitio conocido por Valle Niza, perteneciente al término municipal de Vélez Málaga, se encuentra un centro de poder que conserva sobre si, y en buen estado, una de las manifestaciones sacras más antiguas de las culturas mediterráneas. Es el Complejo de Almayate que guarda el conjunto rupestre, eremítico más importante de Andalucía.

En su simplicidad, el hombre malagueño consagró gran parte de su vida a erigir gigantes de piedra que pudieran constituir su reclamo, su protección y su testimonio. Ya se trate de los enormes bloques sensibles colocados en resonancia sobre puntales de granito en dólmenes vibrantes como los de Antequera, o de las piedras-antena hincadas en el suelo de Sierra Tejeda, para que el cielo pueda dar su respuesta equinoccial en su cima.

Fotos Eduardo Arboleda

¿Qué afán tenía el hombre por remover tales masas? ¿Qué pregunta debía formular y qué respuesta recibir por medio de estas piedras que ciertamente la transmitian?
Piedras de culto, piedras dóciles, piedras achatadas, piedras emotivas de sacrificio que la tierra sacó de su seno. Sin la piedra, la vida del hombre hubiera sido prácticamente imposible. La piedra es su lenguaje, señala sus jalones y su orientación. Es también su geografía.

Los eremitas o ermitaños malagueños de Almayate se retiraron a este paraje, apartado, para dedicarse a la contemplación como primera forma de vida religiosa; entregándose a la oración y a la soledad, ocupándose de diversos géneros de penitencias y mortificaciones, sin descuidar en ningún momento la labor de manos para evitar la ociosidad. Su asentamiento comienza con motivo de las primeras persecuciones de los paganos en Andalucía.

Los ermitaños malagueños profesaban las reglas de san Benito, eran verdaderos monjes que habían aprendido, por largas pruebas en el monasterio y con el socorro de muchos a combatir al demonio. Se sentían con bastantes fuerzas para dejar la compañia de sus hermanos y emprender por si solos y sin el socorro ajeno la lucha contra los vicios de la carne y de los pensamientos. Estaban siempre solos, sin permitirseles hablar entre si, ni tampoco criar animales.

foto E.Arboleda

Los más jóvenes ocuparon los lugares más apartados. Levantábanse todos los días del año para recitar maitines a las dos, después de media noche cada uno tocaba la campana de su oratorio, pero con tal orden que se respondían los unos a los otros, de modo que de no hacerlo, al amanecer, el más cercano debía llegarse a la ermita para saber la causa y avisar.

Foto Valdés

Los eremitas de Almayate se infligían mortificaciones varias: algunos se obligaron a vivir siempre de pie y su aislamiento les producía alucinaciones, especialmente los que escogian la celda tapiada de la macrocueva, antiguo templo precristiano. Para estos eremitas o ermitaños sus estados alterados de conciencia, tenían unas dimensiones que superaban la realidad que conocemos cotidiana. La misma realidad de los antiguos malagueños del Complejo de Almayate que hoy empieza, poco a poco, a desvelarnos su secreto.

Eduardo Arboleda Ballén

Antropólogo

Fotografías Pepe Valdés