Home

La peseta de toda la vida

26/01/2010

En el Palacio del Marqués de Beniel de Vélez-Málaga se nos presenta una interesante exposición sobre la “Historia de la Peseta” que permanecerá abierta al público hasta el próximo 29 de enero. La muestra cuenta con monedas originales que van desde la primera acuñación en el año 1869 hasta la última de 2001.

Estas monedas están expuestas en vitrinas y se complementan con paneles, folletos e información adicional para una mejor comprensión del público y sean reconocidos cada uno de los ejemplares para así comprender mejor la historia y evolución de la peseta española a través de los cuatro períodos históricos en que se divide la exposición.

La primera peseta se acuñó en 1869. Una mujer personificando a Hispania yacía recostada sobre los Pirineos y a sus pies el Peñon de Gibraltar, como una matrona sobre las rocas. En el reverso se reproduce el escudo de España. Se realizaron submúltiplos de 1, 2, 5 y 10 céntimos en bronce. En el reverso un león sostiene el escudo de España.

Con la instauracíon de la monarquía se incluirán en los anversos de las monedas las efigies de los monarcas manteniendo en el reverso el escudo de armas de España, con la adición del escusón de las casas reinantes: la cruz de Saboya en el de Amadeo I, y las lises en las de Alfonso XII y XIII y Juan Carlos I. Además se distinguen la fecha de la disposición que ordena la emisión, y  las fechas de acuñación dentro de unas pequeñas estrellas.

El largo reinado de Alfonso XIII propicia la evolución de su efigie monetal, siendo representado en diversas etapas de su vida. Destacan la de 1890 en que aparece su busto con un año de edad, llamado popularmente pelón, o la emisión de 1905 en la que aparece con uniforme militar a los 14 años, llamada “cadete”.

Al segundo año de la proclamación de la República se acuñan las primeras monedas de este periodo, introduciendo motivos basados en el nuevo régimen. Hasta la Segunda Republica las monedas de una peseta fueron acuñadas en plata, siendo la del año 1933 la última. Ante la pérdida de equivalencia entre el valor intrínseco del metal y el valor nominal, se alteran notablemente las emisiones.

En 1925 se emiten los 25 céntimos de cuproniquel que es la primera moneda con perforación central, y que precederá a la del mismo valor republicana de 1934 y la del bando nacionalista de 1937. Este mismo año nace la peseta de latón, conocida popularmente como “la rubia”, por la melena del retrato femenino, cambiándose el metal por una aleación de cuproniquel de color dorado.

Debido a la necesidad de metal para las fábricas de armamento, empieza a imprimirse la peseta de papel que es una moneda fiducitaria, es decir, se basa en la confianza del portador en que el Estado le reintegrará el valor en metal de esa cantidad.

La llegada al poder del general Franco supondrá un cambio de los tipos representativos, con la incorporación de su retrato a las monedas.. En 1939 el régimen franquista retiró de la circulación las monedas de metales preciosos, acuñando monedas de peseta imitando el diseño de otros paises europeos. Fueron fabricadas desde 1944 hasta 1982 y disfrutaron de curso legal hasta 1997. En esta época debido a la inflación se pusieron en circulación monedas de 25, 50 y 100 pesetas.

A partir de 1940, una vez terminada la guerra civil, y para remediar la escasez de los tipos de monedas, se ordena la emisión de los 5 y 10 céntimos, de aluminio casi puro, conocidos como los del “jinete”. En 1944 aparece la peseta del uno, todavía sin la efigie del dictador.  El primer perfil del general aparece en 1947, y en 1953 se pone en circulación la novedosa moneda de 2,50 pesetas.

La primera peseta franquista está fechada en Burgos en 1938. Franco continuó imprimiendo pesetas en papel durante la posguerra. El último billete de peseta lleva la cara del marqués de Santa Cruz y tiene fecha de 22 de julio de 1953. La última peseta de la era franquista es la de 1966 mostrando al general en edad avanzada. En 1977 fueron retiradas las monedas del régimen.

Con la instauración de la monarquía en 1975 y restablecida la democracia en 1978, se realiza una primera emisión de pesetas  con el rostro del monarca mirando a la izquierda, al contrario de las monedas de Franco, y hasta 1980 se conserva en el reverso el escudo preconstitucional.

En 1980 se pone en circulación la peseta conmemorativa del Mundial de Fútbol celebrado en España en 1982, y se actualiza la relación fiducitaria de la peseta, con monedas de aluminio para abaratar el coste de producción. Empiezan a circular también las monedas de 100 pesetas de cuproniquel, “los veinte duros”, y tambíén monedas de 200 y 500 pesetas.

En 1989 comienza la produccion de pesetas de aluminio de 14 mm de diámetro, una de las monedas más pequeñas del mundo. En 1955 se acuña la moneda de 2000, con escasa circulación y prácticamente reservada a coleccionistas. Las pesetas se seguirán fabricando hasta diciembre de 2001. El adiós a la peseta se inicia con la acuñación de la moneda de uso más cotidiana, la de 100 ptas y la conmemorativa de plata de 2000. Ambas reproducen la imágen de Hispania, que encabezó la primera emisión de 1869.

Estas monedas, que en la actualidad no están en circulación, nos muestran una parte de nuestra historia más reciente, siempre ligada a los acontecimientos del momento de su circulación. Han sido testigos de excepción, medios de expresión y vehículos de ideologías de cada uno de los episodios que conforman la historia de nuestro país.

https://axarquiaviva.wordpress.com

axarquiaviva@hotmail.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: