Home

Un año del tripartito

01/11/2009

moción censura 1

El pasado 25 de Octubre se cumplió un año de la moción de censura que desbancó al alcalde del Partido Popular Francisco Delgado Bonilla de la alcaldía de Vélez-Málaga, en favor del tripartito formado por los grupos hasta entonces en la oposición: Partido Socialista Obrero Español, Izquierda Unida, y Grupo Independiente pro Municipio de Torre del Mar, que dió origen a la proclamación de la primera alcaldesa de nuestro pueblo: María Salomé Arroyo.

Moción censura 2

Recuperamos estas imágenes inéditas por el valor intrínseco que puedan tener como documento de nuestra historia más reciente, sin entrar a valorar los motivos ni la idoneidad de aquel cambio político acontecido en nuestra ciudad, ya que ese no es el objeto de este reportaje.

mocion censura 3

Y es que, utilizando un símil futbolístico, el acto de la moción nos pareció más la disputa de un derby entre dos equipos antagónicos de una misma ciudad,  cuyas aficiones irreconciliables animaban a los suyos y por el contrario pitaban estruendósamente al equipo rival, cada vez que alguno de sus jugadores tocaba el balón.

moción censura 5

El pueblo llano que no estaba invitado al salón de plenos, tuvo que contentarse con seguir el acontecimiento a través de las televisiones locales que lo transmitieron en directo, o en el patio del Ayuntamiento, donde se había instalado una gran pantalla de video.

mocion 6

Se vivieron momentos de gran tensión a la conclusión del pleno, cuando el hasta ahora alcalde Francisco Delgado tuvo que atravesar el patio central del Ayuntamiento entre abucheos de la afición contraria y palmas y gritos de apoyo de sus seguidores.

moción de censura 7

Otro recibimiento similar tuvo Claudio Morales del Partido Andalucista, socio de coalición del alcalde saliente, al abandonar el salón de plenos junto a los suyos.

El tiempo, como un árbitro incorruptible, dará y quitará razones a unos y otros, y los políticos, por el bien de los que dicen representar, seguirán condenados a entenderse.

Fotografías Pepe Valdés

logonubeA

e-mail: axarquiaviva@hotmail.es

¿Quién es quién en palacio?

Por J.Luis Bueno

Salomé Arroyo

La mujer que soñaba con ser la reina

Ahora es la jefa. Una amazona con arco tensado y verbo fácil. La cabecilla del monstruo de tres cabezas alargadas, que es siempre un Gobierno tripartito. Es popular, como una rueda de churros del Tobalón, una tapa de bacalao del Guerra, las gambas de feria de Paquillote o una morcilla de Palitroque. La esperaba una tarde de viernes Souviron, alto como un ciprés y eterna esfinge egipcia del socialismo veleño, con su guillotina afilada y brillante en el Exilio, junto al Palacio de Beniel. Supo jugar sus cartas en la mesa camilla del PSOE, con bracero tiñoso de los ochenta y colcha de croché.  Ganó la partida. Y el destino se pudrió en Samarra. Burló su tragedia. Le dio la cruz a Simón de Cirene en mitad del Monte Calvario y se dio media vuelta.Tiró por el fregadero el vaso de cicuta socrática que le esperaba en la mesa. Se puso a esperar en palacio, o sea, en la calle Cristo, que es la Ferraz de Vélez, a que el príncipe se volviera rana. Tardó 19 días y 500 noches, el tiempo que usa en esfumarse la sombra de un amor no correspondido. La rana dejó la charca, pero no el castillo. Pidió un regalo para su cumpleaños y le llegó unos días después, el 25 de octubre de 2008. Esa mañana se levantó doncella y se acostó reina.  Ahora se encuentra reinando entre dos aguas. Una incomodidad, pero no tiene otra….Es la mujer que soñaba con ser la reina.

Delgado Bonilla

El rey destronado que casi olvidó a la Iglesia protestante

Iba de Napoléon. De César visionario. De conquistador de las Galias. De Carlos primero de España y quinto de Alemania, aunque no fue la gota lo que le obligó a abdicar. Supervisaba casi todo, estaba en misa en Las Claras y repicando las campanas de San Juan. Cambió de carruaje antes del domingo perfecto. Un cochazo de esos que se ven poco por palacio. La noche que ganó las elecciones estaba tranquilo. Ya había un pacto cerrado con Izquierda Unida y el PA para gobernar. Por eso comió jamón de pata negra en la madrugada cálida de Torre del Mar.  Lo de la noche del jamón fue en el Johan, que es donde más elegante se ve el fútbol en el municipio, con sus almendras tostadas y su exquisita tortilla con cebolla. Lloró el día en que fue coronado. Al principio no quiso entenderse con el Grupo Independiente, o sea, con la Iglesia protestante, el poder religioso de palacio. Pasó de la Virgen de Fátima y no le fue mal. Pero al final reculó. Y fue a rezarle. Pero era tarde, la Virgen de Fátima estaba ya en otros milagros. Ahora va a por la mayoría, la gente apuesta que la conseguirá. Sólo la mayoría le devolverá al trono. Si vuelve, seguro que tendrá otro talante. La soberbia sólo funciona en soledad y ante los espejos…Es el rey destronado que casi olvidó a la Iglesia protestante.

Salvador Marín

El pseudoemperador que llevaba una hoz y un martillo

Ha olvidado a Gandhi. Reza a Lenin embalsamado y a una Pasionaria de barro. Lleva en la mano derecha un martillo pilón obrero y desgastado y, en la izquierda, una hoz, que para algunos es una guadaña que corta cabezas en EMVIPSA, su Kremlin moscovita. Este nuevo pseudoemperador recuerda a Mao y sus cuatro tesis filosóficas. Odia el capital, pero sin capital no hay paraíso ni buena vida. Ha perdido la armonía entre lo que pensaba, lo que dice y lo que hace. Ha roto con el PP, al que tanto quería. No aguanta a Bonilla ni al que le dice las verdades. Nos gustaba más el Marín de la oposición con Souviron: coherente, creíble, más cercano… Ahora ya no hechiza. El poder es muy peligroso, una serpiente boa que te engulle. Ve malayas, gürtel y gigantes donde sólo hay molinos. No ha llevado todavía a nadie al trullo, a las mazmorras de Harry Potter. Difama que algo queda. Controla ahora el ladrillo, el urbanismo de Vélez. No se ven grandes cambios. Terminará llevando el collar áurico y desproporcionado detrás del Santo Sepulcro en Semana Santa. Sería el acabose.

Manolo Rincón

El virrey que guardaba un secreto en Estrasburgo

Es la Virgen de Fátima de Torre del Mar, la Virgen de Lourdes de la cuesta del visillo para abajo, el decano de la Iglesia protestante de palacio, un marinero en tierra. Siempre está ahí, en los gobiernos y los desgobiernos veleños. Con su partido siempre sale la suma perfecta, la cuadratura del círculo político. Todos lo repudian, pero todos terminan necesitándolo. El rey destronado quiso dividir a su Iglesia. Era su jugada perfecta. Su movimiento desbordante en el tablero político. La estocada a los independentistas. Pero le salió el gato gata. Se montó en bicicleta con el bufón de palacio y se le salió la cadena. Ha aprendido a ir a pie. Se ponía en las escaleras de la iglesia torreña a dar mítines. Su partido es una verbena de prófugos. Va poco por palacio. Se ha ido creando un virreinato con competencias y escudo. Guarda un secreto, pero está en Estrasburgo. O quizá en la estantería de su despacho. El secreto es la clave, la piedra angular de su iglesia, la sostenibilidad del virreinato, la biblia de sus seguidores. Derrocha ironía y humor. Es el que enciende la mecha en los Plenos. Es un provocador político y artístico. Pasa las noches pintando en las paredes de su casa de Caleta. Su estilo se parece al de Jackson Pollock. Un pastor de su Iglesia se le ha descarriado, pero no es la primera vez… Es el virrey que guardaba un secreto en Estrasburgo.

Claudio Morales

El bufón que siempre jugaba en palacio

Pudo ser rey, pero se asustó. Prefirió divertir a la corte con cacharrerías y gestos. Ser el bufón. Jugar con todos los reyes. Se ha cambiado más la chaqueta que  Schuster, que jugó con el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético. Ha sido siempre la visagra de la puerta entornada, la ventana entreabierta.  Le dieron el oro y el moro para que sostuviera el reinado del rey destronado. Coches, cargos de confianza e importantes responsabilidades. Su vida política se le está consumiendo, se está apagando como el sol dentro de miles de años. Ha pegado con la aldaba a las puertas de palacio, pero nadie le ha abierto la puerta. Sería para miccionar y no echar gota. Pero lo seguirá intentando. Ha sido desposeído de sus honores en el partido, nunca mejor dicho. El nuevo secretario local, que va de líder a lo Obama, lo mantiene ahí. Será una leyenda, un mito intergaláctico, un recuerdo inolvidable… Es el bufón que siempre jugaba en palacio.

(extracto del artículo publicado por J.L. Bueno en el Diario de la Axarquía, con motivo del primer aniversario de la moción de censura en Vélez-Málaga)

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: